Domingo de Refugio Seguro

Yo sé que es fácil darle un teléfono a tu hijo y no preocuparte. Yo sé que cuando le das un teléfono a tu hijo pequeño, se calma. Sé que es fácil. Pero es dañino. Tus adolescentes están sufriendo. Dales permiso para dejarlo. Date permiso a ti mismo para dejarlo. Y aprende a ser humano otra vez.