Éste recibe a los pecadores y come con ellos.

XXIV domingo del tiempo ordinario (C) – 15 de septiembre de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Éxodo 32:7-11, 13-14; Salmo 50:3-4, 12-13, 17, 19; 1 Timoteo 1: 12-17; Lucas 15: 1-32

Es fácil escuchar estas parábolas y pensar, “Oh sí, Dios perdona nuestros pecados.” Y sí, esto es cierto, Dios perdona nuestros pecados. Pero este Evangelio revela una verdad sobre el Señor, una verdad profunda sobre su amor por nosotros. Es fácil pensar en el amor de Dios como una recompensa, o algo que Él da a las personas que lo siguen y lo aman. Pero eso simplemente no es cierto. Eso es exactamente lo que estas parábolas señalan hoy. El Señor no nos ama porque somos perfectos, porque le mostramos cuán amables somos, no.

Las tres parábolas provienen de una simple queja que hacen los fariseos y los escribas. ¿Alguna vez has hecho un simple comentario o queja y luego alguien te critica? “¿Uf, pollo y arroz otra vez?” Y luego tu mamá te da una platica sobre cómo algunos niños ni siquiera tienen comida, cómo ella trabaja dos trabajos y luego llega a casa para hacer comida, y cómo deberías estar agradecida…y luego ella saca el chancla. ¿Nadie? ¿Solo yo? Okay. Es lo mismo aquí. Los fariseos y los escribas hacen un simple comentario y Jesús suelta estas tres parábolas. Dicen: “Éste recibe a los pecadores y come con ellos.” Eso es todo: “Éste recibe a los pecadores y come con ellos.”

Con este simple comentario, los fariseos y los escribas realmente dicen: “¡Los pecadores no valen la pena! ¿Por qué perderías tu tiempo con ellos? Mire a todas las personas que viven una buena vida; ¡merecen la atención, son las personas con las que deberías comer!” Al decir esto, los fariseos y los escribas también revelan una actitud de que el pecado es solo romper las reglas, que ser un pecador es solo romper las reglas. “Aquí están todas estas personas que rompen las reglas, ¡ni siquiera pueden escuchar! ¿Por qué molestarse con ellos? Simplemente van a romper las reglas nuevamente.”

El pecado no es romper las reglas. Como un pecador, no eres alguien que rompió un montón de reglas. A veces, cuando nos preparamos para la confesión, pensamos: “Ok, ¿qué reglas rompí esta vez?” Pero eso no es todo; el pecado no es solo romper las reglas. En las Escrituras, en la mente de Jesús y el pueblo judío, el pecado no es más que “idolatría, adorar y servir cualquier cosa en lugar del único Dios verdadero” (Wright, The Day the Revolution Began, 102). En otras palabras, el pecado es cuando le damos a otras cosas poder sobre nosotros, cualquier cosa además del único Dios verdadero, ¡todo el tiempo pensando que estamos a cargo, que estamos tomando nuestras propias decisiones, que somos libres! Pero mira tu pecado. Una y otra vez, el pecado no nos deja más libres, más felices, más satisfechos. No, el pecado nos deja vacíos y derrotados. Los ídolos que creemos que controlamos en realidad comienzan a apoderarse de nuestras vidas.

Y así con estas parábolas, al responder a los fariseos y escribas que dicen: “Éste recibe a los pecadores y come con ellos”—en respuesta, Jesús les cuenta estas parábolas. Cuando caemos en pecado, el Señor no nos mira y pregunta: “¿Por qué harías eso?” El Señor no se queda allí juzgándonos. No. El Señor está lleno de compasión. Él ve que estamos atrapados bajo el poder de otra cosa. El Señor deja a los noventa y nueve en busca de uno, en busca de ti. El Señor nos ve atrapados en el poder de nuestro pecado, y corre a buscarnos. “No se pregunta qué ganará o perderá al ponerse en la línea. Él simplemente se expone a la posibilidad de que mires hacia atrás y le des ese amor a cambio. Su amor deja el noventa y nueve para encontrar el uno cada vez. Y para muchos adultos prácticos, ese es un concepto tonto: ‘¿Pero qué pasa si pierde los noventa y nueve al encontrar uno?’ ¿Qué pasa si encontrar esa oveja es y siempre será sumamente importante?’” (Cory Ashbury).

“Éste recibe a los pecadores y come con ellos.” Los fariseos y los escribas dijeron esto como una queja, como una crítica a Jesús. Pero con estas parábolas descubrimos que los fariseos y los escribas en realidad anuncian las noticias que siempre hemos necesitado escuchar: “Éste, Jesús de Nazaret, éste recibe a los pecadores y come con ellos.” ¿Crees eso?

Hay un “evangelio” extraño en el que a veces podemos creer. Y es un “evangelio” que dice: “Para ser elegido, tienes que ser perfecto. Para ser amado, debes ser adorable. Para que valgas el tiempo de alguien, debes ser íntegro, fuerte, saludable, especial.” ¡Esto es lo que los fariseos y los escribas esperan que sea el mensaje! Y, por supuesto, se enojan cuando Jesús da la bienvenida a los pecadores y come con ellos. Pero ese no es el Evangelio. Según escuchamos, ese no es el Evangelio. El Evangelio es: “Para ser redimido por Jesús, debes ser quebrantado. Para ser amado por Dios—es extraño—tienes que ser (de alguna manera) desagradable. Para ser redimido por Dios, tienes que ser un pecador.” Eso es todo.

En nuestra segunda lectura, Paul no podría ser más directo. Él dice: “Cristo Jesús vino a este mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.” El Señor no nos elige porque somos perfectos, no nos ama porque somos tan adorables. Es lo contrario. Podemos ser redimidos, podemos ser salvos porque no somos perfectos, porque estamos rotos, porque somos pecadores. Si quisiera resumir estas parábolas, podríamos decir que Jesús está diciendo: “No te amo porque eres perfecto. Te amo porque te quiero a ti, solo a ti.” “Él da su corazón tan completamente, tan descaradamente que si lo rechazamos pensamos que está irreparablemente roto. Sin embargo, se entrega una y otra vez. Su amor te vio cuando lo odiabas. Y él dijo: ‘No, no me importa lo que me cueste. Pongo mi vida en juego siempre y cuando consiga sus corazones.’” (Cory Ashbury).

“Éste recibe a los pecadores y come con ellos.” Aquí en esta Eucaristía, aquí en la mesa del cuerpo y la sangre del Señor, éste recibe a los pecadores. Lo primero que dice el sacerdote es esta palabra de recepción: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo, y el amor de Dios Padre, y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.” ¿Y a quién acoge? Nosotros, los que nos reconocemos como pecadores. Dios recibe a los pecadores para que coman con él. ¿Por qué crees que lo primero que hacemos en misa es confesar nuestra pecaminosidad? “Hermanos y hermanas, para celebrar estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados.” ¡El Señor no recibe a todos! El recibe a los pecadores. “Yo confieso…que he pecado mucho.” El hecho de que seamos pecadores no es motivo de desesperación, es motivo de esperanza. “Éste recibe a los pecadores y come con ellos.”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s