Él No Vino a Deslumbrarnos con Milagros

XIII Domingo del Tiempo Ordinario (B) – 1 julio, 2018

Santa Margarita María – Wichita, KS

Sabiduría 1:13-15; 2:23-24; Salmo 30:2-6, 11-13; 2 Corintios 8:7, 9, 13-15; Marcos 5:21-43

¿Alguna vez han tenido una experiencia cercana a la muerte? ¿Hubo alguna vez una experiencia que tuvieron cuando pensaron o simplemente sintieron, “Esto podria ser el fin.” Yo recuerdo que cuando era más joven y todavía aprendía a nadar, bajaba por el tobogán de agua en la piscina. Y había un salvavidas allí con su tubo de rescate atrapando a los niños que no podían nadar y ayudándolos a subir a la escalera. Pues, una vez bajé por el tobogán y perdí el tubo de rescate. Allí estaba yo, en el agua demasiado profunda para tocar el fondo, sin apoyo; empecé a agitarme. Es difícil describir el sentimiento: solo completo y total desesperanza; el miedo y el terror abrumador. Y luego ese pensamiento muy real y visceral viene a tu cabeza: “Esto podria ser el fin.”

Enfrentarse a la muerte de una manera tan real y tangible es aterrador. Pero si miramos nuestras experiencias, podemos ver que este miedo se manifiesta de muchas otras maneras, en muchos otros lugares de nuestra vida. Quizás fue un momento en que te estabas ahogando. O tal vez es algo más simple: el temor a perder algo divertido que tus amigos están haciendo; o la necesidad de lograr algo con tu vida o de tener éxito; tal vez sea un miedo para sus hijos, un temor por su seguridad; tal vez no sea capaz de tener hijos y la sensación de finitud que trae; o tal vez solo sean las ansiedades de la vida, el miedo a la vida, a estar solo, a no ser conocido. ¡Y este es un círculo vicioso! Porque aunque queremos liberarnos de ella, es la vida misma la que despierta ese miedo y lo mantiene vivo.

Las lecturas que tenemos hoy en día se centran en este tema de la muerte, nuestro miedo a la muerte y lo que la presencia y la acción de Jesús hace para superarlo. Y para decirlo de manera simple: Jesús vino a conquistar y destruir la muerte, o mejor dicho, a liberarnos de nuestra esclavitud al miedo a la muerte (c.f., Heb. 2:15). Sin embargo, podemos pasar por alto este punto simple, porque estamos absorto en los milagros que hace Jesús y olvidamos por qué los hace. Jesús no vino a realizar milagros, ni a viajar por Galilea arreglando situaciones terribles y trágicas; no, Jesús vino: para darnos confianza en el hecho de que, en él y a través de él, la muerte no es el fin; para asegurarnos que la muerte no tiene poder sobre nadie que tenga fe en él; que nuestro miedo a la muerte no tenía fundamento cuando nuestra fe en él está sólidamente fundada.

Tomemos por ejemplo a la mujer que padecía flujo de sangre. Durante doce años, esta mujer había estado afligida, durante doce años su misma sangre vital había estado derramándose, durante doce años no podía tener hijos o incluso ser una parte real de la comunidad. Ella habría sido una marginada, sola, pobre y no muy conocida por nadie. Pero ella había oído hablar de este hombre Jesús de Nazaret. Ella había escuchado acerca de las muchas señales que había realizado. Pero lo más importante, ella tenía fe en que Dios estaba trabajando a través de él. Y entonces ella va hacia él, buscando solo tocar su ropa. La pregunta que Jesús hace no está hecha con ira, sino con gran asombro. Él no pregunta: “¿Quién ha tocado mi ropa?” para poder regañarla. No, él pregunta: “¿Quién tiene tanta fe para meramente tocar mi ropa, sabiendo que esto sería suficiente para sanarla?” Es un asombro y alegría frente a la fe de esta mujer que Jesús proclame: “Hija, tu fe te ha curado.” El milagro que Jesús realiza no es para mostrar lo poderoso que es, sino para mostrar cuán poderosa es la fe en él, para mostrar cuán transformadora puede ser realmente esa fe.

Ahora, si fuera ustedes, en este momento yo estaría diciendo: “Sí, eso es bueno, Padre, pero…” Lo entiendo. Pero tengan paciencia conmigo, porque lo vemos de nuevo con Jairo y la resurrección de su hija. Esta historia es el punto culminante de muchos otros milagros relacionados con la muerte que San Marcos nos dio:: el rescate de los discípulos de una muerte casi segura en la tormenta, el rescate de un hombre que vive la muerte entre tumbas, la restauración de una mujer cuya vida se desangraba. Y ahora la resurrección de la muerte de la hija de Jairo. El niño no solo está en peligro de muerte, pero en realidad ella muere. El mayor temor de todos los padres se ha hecho realidad: su hija ha muerto. Pero, ¿qué es lo primero que dice Jesús? Él dice: “No temas. No tengas miedo, solo cree, basta que tengas fe. Pon tu confianza en mí. Entrégame todo esto, pon tu fe y confianza en mí.” ¡Este evento, al igual que todos los demás eventos, no se trata del milagro! Se trata de la fe y la confianza en Jesús. Incluso cuando se enfrentan con la evidencia de la muerte, se trata de poner nuestra fe y confianza en Dios, que trae a su creación a una nueva vida en y por medio de Jesús.

¡Esto es para lo que son los milagros! Los milagros muestran que en la persona de Jesucristo, el Reino de Dios está presente y continúa penetrando en cada parte de la realidad, incluso en la muerte misma. Los milagros son evidencia visible del poder de la fe en Jesucristo. Los milagros no producen fe, pero son la evidencia de ello. Jesús mismo dijo: “aunque alguno resucitara de entre los muertos” (Lucas 16:21), los que carecen de fe no creerán (c.f., Juan 4:48; 12:37).

Entonces, ¿en qué basamos nuestra fe? Simplemente, lo basamos en el hecho de que Dios se hizo hombre, en el hecho de que Dios ha probado las profundidades de su amor por nosotros al enviar a su propio Hijo. “que siendo rico, se hizo pobre por nosotros, para que nosotros se hacíamos ricos con su pobreza” (c.f., 2 Corintios 8: 9). Vino no solo para realizar un milagro y mágicamente salvarnos de la muerte, sino que realmente vino y compartió nuestra condición humana, nuestra experiencia del miedo a la muerte, e incluso experimentó la muerte misma, la peor de todas las muertes. Y fue a través de esa muerte que destruyó a aquel que tiene el poder sobre la muerte, y así nos liberó de nuestra esclavitud al miedo a la muerte (c.f., Hebreos 2: 14-15).

Cuando venimos a misa, esto es lo que celebramos. Oramos, “Por tu cruz y resurrección nos has salvado, Señor.” Nos ha liberado, nos ha liberado de nuestro miedo a la muerte misma, nos ha liberado de todo mal. Ya no debemos sentir que “esto podría ser el fin,” que la muerte es el fin, porque nos ha dado todas las razones para confiar en él, que ha vencido incluso a la muerte misma. Y para esto, le damos gracias y alabanzas a través de esta celebración de su muerte y resurrección.

Daughter of Jairus at Magdala
Jesús levanta a la hija de Jairo (Mosaico en Magdala, Israel)
Magdala Encounter Chapel
La mujer llegar a tocar a Jesús (de la Capilla Encuentro en Magdala, Israel)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s