McCarrick, Pennsylvania y la Iglesia Accidentada, Herida y Manchada

XX Domingo del Tiempo Ordinario (B) – 19 agosto, 2018

Santa Margarita María – Wichita, KS

Proverbios 9:1-6; Salmo 34:2-7; Efesios 5:15-20; Juan 6:51-58

“Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades.” -Papa Francesco, Evangelii Gaudium, 49.

En nuestros días, en nuestra cultura y en nuestro mundo, y sí, incluso en la Iglesia, una gran tentación nos enfrenta. Es esa tentación milenaria; la primera tentación, realmente. Es la tentación que enfrentan Adán y Eva y la tentación que enfrenta el mismo Jesús en el desierto. Es la tentación de la autosuficiencia: rechazar nuestra necesidad de Otro y en su lugar proclamar que podemos hacerlo nosotros mismos. En nuestras vidas también, enfrentamos esta tentación: rechazar nuestra necesidad de Otro y en su lugar proclamar y vivir como si pudiéramos hacerlo nosotros mismos. El único problema es que no podemos. Claro, podemos proporcionarnos algunas de nuestras necesidades. Pero, en última instancia, no podemos proveernos por nosotros mismos. En nuestra soledad, en nuestro dolor, en nuestro debilidad, nosotros humanos no podemos proporcionar la solución, “porque es precisamente [nuestra] necesidad [humana] lo que debe resolverse” (1). Necesitamos que Alguien lo haga por nosotros.

¿Que quiero decir? Si ustedes siguieron las noticias, recuerda que en junio y julio, doce niños y su entrenador fueron a explorar una cueva en Tailandia y, debido a las inundaciones, quedaron atrapados en la cueva (2). Pasó casi una semana antes de que los equipos de rescate los encontraran, y un total de diecisiete días antes de que fueran rescatados. Los niños y su entrenador estaban atrapados; no había nada que pudieran hacer. Ellos no tenían la habilidad de salvarse a sí mismos. Todo lo que podían hacer era esperar y rezar para que alguien los salvara. En esta situación, eran muy conscientes de su necesidad de otro y de su incapacidad para salvarse a sí mismos. Sabían que alguien más tendría que proporcionar la solución, que alguien tendría que hacerlo por ellos.

Pero también, piénsenlo desde el punto de vista de los rescatadores. Por un tiempo, debido a que rescatarlos era una opción tan peligrosa, habían una idea de que solo podían enviar provisiones a la cueva hasta que los niveles de agua bajaran; ellos simplemente alimentarían a los niños, los dejarían en esa situación. ¡Pero no! Los equipos entraron en la condición ellos mismos. En medio de ese rescate, un hombre murió; en un esfuerzo por devolver a los niños y al entrenador a sus familias y a la comunidad, al entrar en esa condición, un hombre dio su vida. Y muchos otros dieron de sus vidas a través de su tiempo y recursos: buzos expertos, equipos militares, ayuda internacional. Se hicieron grandes sacrificios para restaurar la comunión.

Cuando podemos ver esta realidad en nuestras propias vidas, cuando podemos ver que, también, nosotros necesitamos a Otro, Alguien que pueda proveernos y salvarnos, es entonces cuando el mensaje y la alegría del Evangelio comenzarán a tener sentido. Es cuando podemos ver y reconocer que, en última instancia, no podemos proporcionarnos por nosotros mismos, que la persona y la obra de Jesucristo comienzan a tener sentido.

Porque el Señor no solo nos envió ayuda. Él no solo nos dio comida y nos dejó en nuestra condición, no. El Señor entró en nuestra condición (c.f., Juan 1:14, Filipenses 2:7). El Señor se convirtió en uno de nosotros cuando simplemente pudo habernos ayudado. Al hacerse hombre, al entrar en nuestra condición, el Señor puede resolver todas nuestras necesidades más grandes, proporcionarnos lo que no podemos proveer para nosotros mismos, darnos el “pan” que nuestra humanidad necesita.

Cuando nuestro Señor nos dice en el Evangelio de hoy que él es el “pan vivo”, que su carne es “verdadera comida” y que su sangre es “verdadera bebida,” está haciendo una afirmación audaz. Él está afirmando que es a través de su carne y sangre que todas nuestras necesidades serán provistas; a través de su carne y sangre, que seremos salvos y daremos la vida que deseamos desesperadamente; es a través de su carne y su sangre que la “plenitud de la vida” (c.f., Juan 10:10) que él promete será nuestra, que la comunión con el Señor será nuestra. Pero, también, es un reclamo de que vendrá solo a través del sacrificio. Al igual que los equipos tuvieron que sacrificar mucho para restaurar la comunión, para devolver a los niños y a su entrenador a la vida fuera de la cueva, también, el sacrificio está involucrado en el trabajo de Jesucristo. Y él no solo sacrificó dinero o tiempo, sino que se sacrificó a sí mismo, se dio a sí mismo. A través de su muerte sacrificial en la cruz, nos da lo que no podemos darnos a nosotros mismos: él nos da todo, nos da la vida, la plenitud de la vida. Entonces, cuando venimos a la misa y recibimos la Eucaristía, no solo estamos recibiendo un premio por ser perfectos, sino que estamos recibiendo un generoso remedio para nuestra debilidad

¡La Eucaristía no es magia! “Porque si no advertimos [primero] nuestra realidad concreta y limitada,” lo que se nos ofrece en la Eucaristía nunca tendrá sentido ni nos ayudará (4). Si no podemos admitir nuestra propia debilidad, si no podemos arrodillarnos ante el Señor y decir verdaderamente: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa,” si no podemos suplicarle al Señor que sane y salve nuestra alma pesada y sucia (5)—la Eucaristía es solo un símbolo, no nos sirve de nada.

En nuestra Iglesia, un área donde esta curación y la necesidad de salvación es más crítica es en su liderazgo. Como ustedes podrían saber si han estado leyendo las noticias, nuestra Iglesia está atravesando una gran crisis debido a los crímenes y pecados de muchos obispos que han encubierto el abuso de niños por parte de los sacerdotes. Esta situación es peor de lo que podríamos haber imaginado, debido a los crímenes y pecados del ex cardenal y arzobispo de Washington, Theodore McCarrick, han salido a la luz, y también con la publicación del informe del Gran Jurado en Pennsylvania, que detalla el abuso de más de mil niños y jóvenes en ese estado por sacerdotes durante un período de siete décadas.

El Obispo Kemme ha sido uno de los primeros en condenar los crímenes de estos obispos, y reconocer el derecho que tenemos a estar enojados con el liderazgo de la Iglesia. Este comportamiento por parte de estos obispos es inexcusable, y como diócesis nosotros expresamos y ofrecemos resueltamente nuestras oraciones y apoyo a cualquier víctima de abuso del clero. El Obispo Kemme también me ha pedido que les asegure que “todas las acusaciones creíbles de abuso sexual de niños y jóvenes en la Diócesis de Wichita han sido, y serán, completamente, justamente y transparentemente tratadas siguiendo las normas de la Carta para la Protección de Niños y Jóvenes con la supervisión de la Junta de Revisión de la Carta Diocesana.” Además, él quiere asegurarles que ni él ni ninguno de los sacerdotes que actualmente sirven en el ministerio tienen acusaciones creíbles de abuso de menores, y que “la diócesis está completamente comprometidos a proporcionar un ambiente seguro para todos, especialmente aquellos que son menores de edad y en circunstancias vulnerables” (5).

En estos pecados del liderazgo de la Iglesia, vemos hombres que cayeron en esa tentación primordial. Cuando las situaciones se pusieron difíciles, cuando se tuvieron que tomar decisiones difíciles, cuando su propia reputación, la reputación de la Iglesia y la reputación del clero se vieron amenazadas—cuando se sintieron tentados a tomar las riendas en sus propias manos y entregarse a sí mismos confianza, los pecados más grandes y más insondables fueron cometidos. “En lugar de dejarse llevar por el Espíritu en el camino del amor, de apasionarse por comunicar la hermosura y la alegría del Evangelio y de buscar a los perdidos en esas inmensas multitudes sedientas de Cristo,” estos obispos decidieron, en cambio, para intentar salvarse a sí mismos y a su propia reputación (7). ¿El problema? Al igual que los niños y el entrenador atrapado en la cueva, esta era una situación de la que no podían salvarse. Necesitaban ponerlo humildemente en manos de un Otro. Pero, en cambio, cedieron a la tentación de confiar solo en ellos mismos.

Mis queridos hermanos y hermanas: estos son pecados graves que han causado daños mucho más allá de la Iglesia misma. La comunión se ha roto, las relaciones se han roto, las vidas han sido destruidas. Y la única forma en que la comunión puede ser restaurada es a través del sacrificio.

Para restaurar nuestra comunión y relación con Él mismo, el Padre envió a su único Hijo, Dios se hizo hombre, entró en nuestra humanidad rota para salvarnos. En esta crisis en la Iglesia, debemos permitir que el Señor entre. En este gran drama que continuará desarrollándose, nosotros como cristianos no debemos esconder Su presencia ni olvidar su Encarnación (8). Debemos rogarle que sea misericordioso, que sea más misericordioso con nosotros y con nuestra Iglesia de lo que merecemos. Pero sobre todo, debemos alimentarnos de su carne y sangre, debemos suplicarle que nos dé la comida y la gracia que nos salvará en nuestra necesidad. La comunión quebrantada que estamos experimentando se restaurará solo a través del sacrificio, y el sacrificio perfecto es el que celebramos aquí y ahora en este altar: el sacrificio del Amor mismo, el sacrificio de Jesucristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Del Obispo Kemme:

  1. El Obispo Kemme tiene la intención de orar y ayunar los primeros viernes en reparación por los pecados de los sacerdotes y obispos, e invita a los sacerdotes, religiosos y fieles a unirse a él si así lo desean.
  2. También, el Obispo Kemme invita a todos los fieles a asistir a una misa especial en la Catedral el 28 de octubre. La misa se ofrecerá para cualquier persona que haya sido victimizada en sus vidas, incluidas las víctimas de aborto, abuso sexual o cualquier otra forma de abuso
  3. Además, el Obispo Kemme quiere alentar a todas las víctimas que aún no se han presentado a que se identifiquen valientemente y notifiquen a la Diócesis cualquier acusación de daño por parte de un obispo, sacerdote, religioso o cualquier persona que represente a la Iglesia. Para hacerlo, comuníquese con la Coordinadora de Asistencia a Víctimas, Sra. Therese Seiler al (316) 269-3900.

Notas:

1) Giussani, The Journey to Truth Is an Experience [El Camino a la Verdad Es una Experiencia], 55.

2) https://www.bbc.com/news/world-asia-44791998

3) C.f., Francesco, Evangelii Gaudium, 47.

4) Francesco, Gaudete et Exultate, 50.

5) Twenty One Pilots, “Heavydirtysoul,” de su álbum Blurryface.

6) Reverendísimo Carl A. Kemme, Carta a los Sacerdotes (August 16, 2018).

7) Francesco, Gaudete et Exultate, 57.

8) Canción: Hoy Arriesgaré

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s