Llegar al Corazón del Problema

XXII Domingo del Tiempo Ordinario (B) – 2 de septiembre, 2018

Santa Margarita María – Wichita, KS

Deuteronomio 4:1-2, 6-8; Salmo 15; Santiago 1:17-18, 21b-22, 27; Marcos 7:1-8, 14-15, 21-23

Cada vez que escucho un Evangelio que comienza con “Los escribas y los fariseos,” me siento un poco mal. Porque no importa lo que digan, los escribas y los fariseos nunca lo hacen bien. Y generalmente, ellos lo tienen merecido a ellos: ponen una trampa para Jesús y él los hace parecer tontos. Pero hoy, simplemente preguntan, “¿Por qué tus discípulos comen con manos impuras y no siguen la tradición de nuestros mayores, sino que comen una comida con las manos sucias?” Quiero decir, la mayoría de ustedes padres probablemente les digan a sus hijos que se laven las manos antes de comer; parece sentido común. Pero Jesús los corrige: “No es comida lo que comes ni nada de fuera de ti lo que causa impureza y pecado, no. No es un problema exterior, es un problema interior. Es un problema con el corazón; es un problema desde lo más profundo de tu ser.”

Por el “corazón,” Jesús no quiere decir nuestro corazón literal; lo que Jesús quiere decir es lo que significa la Sagrada Escritura por el corazón. El corazón es la profundidad de una persona, su núcleo más profundo de pensamiento, sentimiento y voluntad; aquí es donde el Señor es aceptado o rechazado. Cuando Jesús dice: “Dichosos los de corazón limpio, porque verán a Dios,” quiere decir “ver” con el corazón, está hablando de experimentar el amor y la misericordia de Dios en las profundidades de nuestro ser.

Y así en nuestro Evangelio, una vez más, los escribas y los fariseos muestran cuán ignorantes son. Piensan que si siguen un conjunto de reglas que se mantienen físicamente limpias, no pecarán tanto ni serán espiritualmente inmundas. Piensan que si siguen todas estas reglas, sus corazones también cambiarán. Están tan enfocados en lo externo, que han olvidado que el corazón debe ser lo primero. ¡Claro, pueden seguir las reglas todo lo que quieran! Pero es como intentar plantar trigo en concreto: puedes tirar la semilla en el concreto, pero no va a crecer.

Y como los escribas y fariseos, todos caemos en esto también. ¡Yo sobre todo! ¡Piensan en lo fácil que es para cada uno de nosotros hacer esto! ¿Cuántas veces venimos a misa porque tenemos que hacerlo, o nos vamos a confesar porque tenemos que hacerlo, o diezmamos porque tenemos que hacerlo, o rezamos porque tenemos que hacerlo? porque esas son las reglas? Y no escuche lo que no estoy diciendo: ¡esas cosas son todas buenas! ¿Pero están nuestros corazones en ellos?

Cuando vamos a la misa y el sacerdote dice: “Levantemos el corazón,” y ustedes responden, “Lo tenemos levantado hacia al Señor.” Pero, ¿realmente estamos elevando nuestros corazones al Señor? Cuando vamos a confesar, ¿estamos exponiendo nuestros corazones al Señor y pidiéndole que los cure y los cambie, o simplemente estamos tratando de ser ritualmente limpios? Cuando diezmamos, ¿es realmente una ofrenda del corazón, o simplemente algo que tenemos que hacer? En la oración, ¿compartimos con el Señor lo que realmente está en nuestro corazón, o simplemente decimos algunas palabras? En todo esto, el peligro es que cuando hacemos las cosas solo para mantener las apariencias, solo para seguir las reglas y las leyes—cuando en realidad nunca involucramos el corazón, podemos comenzar a cuestionar todo y preguntar: “¿Por qué hacer esto en absoluto?”

Pero Jesús no pregunta eso. Lo que Jesús pregunta es, “¿Todavía no lo entienden?” Jesús, al tratar de ayudarnos a comprender, muestra que está cumpliendo exactamente lo que los profetas habían dicho antes: “No he venido a enseñarte un nuevo y mejorado conjunto de leyes, no he venido a mostrarte las reglas que te llevarán al cielo. He venido para darte nuevos corazones, para renovar tus corazones que son de piedra y para hacerlos corazones de carne, corazones que son verdaderamente humanos. Es con este nuevo corazón, este corazón carnoso y humano, que podrán acercarse al Señor para seguir verdaderamente sus mandamientos” (c.f., Jeremías 31:33; Ezequiel 36:26). Esta es la clave! Pero también es la parte difícil para nosotros.

Y es difícil por lo que implica: implica poner nuestro corazón en una posición vulnerable, en una posición en la que se puede herir. ¿Que quiero decir? Bueno, piensa en la primera persona que alguna vez rompió tu corazón. Probablemente eras joven, y te enamoraste. Pero luego las cosas se derrumbaron, la persona te falló, y tuviste el corazón roto. Juraste nunca dejar que alguien vuelva a hacer eso. Y entonces comenzaste a endurecer tu corazón, a poner murallas y barreras para evitar que alguien te lastime de nuevo. O piensa en cuando le contó a un amigo un secreto, un gran secreto, pero luego traicionó su confianza y se lo dijo a alguien más. Y entonces prometiste nunca dejar que alguien vuelva a hacer eso, y comenzaste a construir más murallas.

Esta es la razón por la cual nuestra relación con el Señor puede ser tan difícil: porque para permitir que el Señor verdaderamente nos afecte, a fin de desarrollar esa relación verdadera, profunda y permanente con el Señor, debemos estar dispuestos a poner nuestro corazón en una posición para ser herido. Sin embargo, una y otra vez a lo largo de nuestras vidas, hemos experimentado la necesidad de murallas para proteger nuestro corazón. O en algunos casos, simplemente arrancamos nuestro corazón por completo, y simplemente nos damos por vencidos por completo.

Pero con el Señor, este no es el caso. Como amó tanto al mundo y deseó nuestros corazones, primero se puso en una posición para ser herido: Dios se hizo hombre. ¿Y que pasó? Su propio pueblo lo mató, sus compañeros más cercanos lo abandonaron y lo traicionaron y lo negaron. Y cuando estaba en la cruz, su costado fue traspasado, su corazón literal fue traspasado. ¡Pero mira! ¿Tu no entiendes? Es de esta manera que el Nuevo y Eterno Alianza fue establecido; al ponerse en una posición para ser herido, se produjo el mayor bien.

Cuando finalmente abrimos nuestros corazones—cuando derribamos los muros, cuando permitimos que el Señor extirpe nuestro corazón de piedra y nos dé un corazón de carne—cuando nos volvemos vulnerables y ponemos nuestro corazón en una posición donde pueda ser herido, cuando abrimos nuestros corazones también nos abrimos a la posibilidad de “ver a Dios,” de experimentar su amor y misericordia en las profundidades de nuestro ser, de experimentar la alegría que él ofrece. Eso da miedo; se necesita coraje Pero, sobre todo, requiere su presencia. No abrimos nuestro corazón cuando no hay nadie alrededor. No, abrimos nuestro corazón cuando hay una persona frente a nosotros a la que queremos abrir nuestro corazón. Para abrir nuestro corazón a Jesucristo, necesitamos su presencia frente a nosotros. ¡Qué regalo que en cada una de nuestras misas viene a nosotros en su cuerpo, sangre, alma y divinidad; qué regalo que Él está presente para nosotros incluso ahora, suplicando por nuestros corazones mientras nuestros corazones, las profundidades de nuestro ser, suplican por él.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s