Plenamente Vivos como Discipulos Misioneros

XXIX Domingo del Tiempo Ordinario – 21 octubre, 2018

Santa Margarita María – Wichita, KS

Isaías 53:10-11; Salmo 32:4-5, 18-20, 22; Hebreos 4:14-16; Marcos 10:35-45

La semana pasada, P. Blick y yo asistimos a la conferencia del clero con el Obispo y todos los sacerdotes de la diócesis de Wichita. Cada año hay un tema para la conferencia, y este año el tema se centró en el plan pastoral del obispo para la diócesis. Y si ha visto los carteles de la mayordomía de este año, centran nuestra atención en el núcleo de la visión del Obispo, porque, en esencia, la visión del Obispo es que todos nosotros, todos los fieles de la diócesis de Wichita, puedan llegar a ser Plenamente Vivos como Discípulos Misioneros! Plenamente Vivo: impregnado, imbuido, irradiando con la vida que solo proviene de una vida vivida en relación con Jesucristo, una vida vigorizada y renovada por su Espíritu Santo. Discípulos misioneros: estudiantes y compañeros del Señor listos para ser enviados y compartir la alegría de esta nueva vida con los demás. Y el obispo no solo inventó esto, ¡no lo sacó de la nada! ¡Esta visión para nuestra diócesis viene directamente de la boca del mismo Jesús! Cuando leemos en el Evangelio de San Juan, Jesús dijo: “¡He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia!”

Y en el fondo, esto es lo que todos queremos. Quiero decir, si alguien se acercara y te preguntara si te gustaría tener todo lo que siempre quisiste, si te gustaría que todos tus sueños más salvajes se hicieran realidad … bueno, en primer lugar, probablemente no lo creerías, tú sería escéptico! ¡Como deberías ser! Y así es exactamente como eran los discípulos de Jesús al principio. Este hombre Jesús de Nazaret apareció y comenzó a prometer exactamente esto. Y, por supuesto, las personas eran escépticas, pero también estaban increíblemente interesadas. Quiero decir, es como comprar un boleto de lotería en este momento: tus probabilidades son aproximadamente 1 en 300,000,000, pero puedes ganar alrededor de mil millones de dólares. Claro, eres escéptico, pero oy! Si se resiente …

En nuestro Evangelio de hoy, esto es exactamente a lo que los discípulos están llegando. Santiago y Juan, los hijos del trueno, dos audaces discípulos, deciden que van a pedirlo todo. Se acercan a Jesús y solo preguntan: “Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte” (Marcos 10:35). Y luego van por ello! “Concede que nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria” (Marcos 10:37). En otras palabras, “Señor, no solo queremos compartir tu vida o tener un lugar en tu reino, sino que queremos el lugar más alto a tu lado. ¡Lo queremos todo!” Ahora, como los demás discípulos, podemos indignarnos un poco por este tipo de petición. Porque parece fuera de lugar. ¡Pero realmente, esto es exactamente lo que necesitamos pedir! ¡No debemos tener miedo de poner nuestras miras más altas (c.f., Gaudete et Exultate 34)!

Y también note: ¡Jesús no los corrige, y él no se enoja con ellos! ¡Estos discípulos están en el camino correcto, se dan cuenta de lo que Jesús puede ofrecer y están mordisqueando todo para recibirlo todo! Pero, lo que Jesús les dice es lo que deben hacer para heredar esta vida. Él les pregunta: “¿Puedes beber la copa que yo bebo o bautizarte con el bautismo con el que me bautizo?” (Marcos 10:38). Realmente, lo que está diciendo es: “¡Escucha, esto es genial y estás en el camino correcto! Puedo ver tu deseo por la vida que estoy ofreciendo. Puedo ver que entiendes que ofrezco la plenitud de la vida. Pero señores, el camino para sentarse a mi derecha y a mi izquierda es difícil.” ¿Qué quiere decir Jesús cuando dice que tendrán que beber de la copa o ser bautizados con su bautismo? Él les pregunta: “¿Estás listo para morir conmigo?” En el jardín de Getsemaní, Jesús se refiere a su pasión y muerte como la “copa” que debe beber (c.f., Marcos 14:36); su bautismo es, de nuevo, una referencia a su pasión.

A esto es a lo que llegan todas nuestras lecturas de hoy: el camino a la plenitud de la vida, al lugar de la gloria, no sucede por accidente ni por suerte; No tropezamos con las cosas más grandes de la vida. No, como todos sabemos, las cosas más grandes en la vida también involucran el mayor sacrificio. ¿Quieres ser el mejor en tu campo de trabajo, en tu profesión? Será mejor que estés dispuesto a trabajar para ello. ¿Quieres las alegrías de la vida familiar? Eso viene con desafíos y sufrimiento en abundancia.

Algunos de ustedes pueden decir: “Bueno, ¿qué pasa con la lotería? ¡Mil millones de dólares sin ningún sufrimiento!” Bueno, aguanta a tus caballos. Todavía tienes que desembolsar más de dos dólares. Y si ganas … si ganas, es cuando comienza el verdadero sufrimiento. Ve a ver las historias de las personas que ganan estos premios: por lo general, no pueden lidiar con eso. Quiebran porque no saben cómo administrar esta cantidad de dinero; son miserables porque todos los placeres simples de la vida ya no son lo mismo; Algunos incluso se vuelven suicidas. Una vez más, todos queremos la plenitud de la vida! Pero como señala nuestro Señor, esto no es gratis; las cosas más grandes en la vida involucran el sacrificio.

Totalmente vivos como discípulos misioneros: ¡esto es lo que nuestro Señor, esto es a lo que nuestro Obispo nos está llamando! Pero esto no sucederá por accidente o por mala suerte. En primer lugar, implica convertirse en discípulos de Jesucristo. Como deja claro el Evangelio de San Marcos, el requisito previo para ser enviado (missio) por Jesús (6: 7) es estar con Jesús (3:14); ante todo, debemos estar con él, estar en su presencia, escucharlo, desarrollar una relación profunda e íntima y compañía con él. Ir a misa, leer a diario y meditar sobre las Escrituras, adorar, pronto con nuestra propia capilla de adoración, orar en familia: ¡todo esto es indispensable! Porque solo al convertirnos en sus discípulos podemos comenzar a experimentar la plenitud de la vida que ofrece, y solo entonces tendremos alguna razón para salir (missio) y compartir esto con los demás.

Cuando el obispo Kemme nos dice que, como diócesis, estamos en el camino de volvernos completamente vivos como discípulos misioneros, no nos está llamando por un camino fácil. No, esto implicará beber la copa de la cual Jesús bebió, siendo bautizado con el bautismo con el que fue bautizado; Este viaje implicará sufrimiento, dificultades, la muerte en nosotros mismos y en nuestras vidas muchas cosas que nos retienen. ¡Esto no es algo que podamos hacer por nosotros mismos! Y así, como el mismo Jesucristo, como el que es capaz de “simpatizar con nuestras debilidades” y que fue “probado en todos los sentidos” (c.f, Hebreos 4:15), ¡debemos confiar en el Espíritu!

Todos hemos sido bautizados. Y el bautismo no es una ceremonia bonita o un ritual de nombramiento. ¡No, el bautismo es nuestro morir y resucitar con Cristo en la vida del Espíritu! Y es este mismo Espíritu el que constantemente llama a nuestro interior, llama y pide al Padre (Romanos 8:15). Es este Espíritu en el que podemos confiar para darnos la fuerza. Esto es exactamente lo que nuestro Señor hizo. Él mismo le rogó que le quitaran la copa, que pudiera caminar de otra manera, que la gloria de la resurrección y la plenitud de la vida pudieran ganarse sin la pasión y el sufrimiento de la cruz. Pero al final, ¿qué dijo? “Padre, no lo que yo haré, sino lo que tú harás” (Marcos 14:36). Nuestro Señor aceptó la copa, aceptó el sufrimiento, la lucha, la dificultad de alcanzar la plenitud de la vida. Y a través de este camino, se ganó la plenitud de la vida.

Mis queridos hermanos y hermanas: nuestra mayor tentación en todo esto será sentarnos en nuestros laureles, ser complacientes, pensar: “Eh, rezo y voy a misa y confesión. No me voy al infierno, estoy bien. Lo peor es lo peor, puedo pasar un poco más de tiempo en el Purgatorio “. ¿Pero qué clase de vida es esa? Jesús dijo: “He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”. ¡Y esta vida comienza ahora! ¡Ya hemos muerto y resucitado con él! Como escuchamos en el Evangelio la semana pasada, Jesús está ofreciendo “cien veces más ahora en esta era actual” (Marcos 10:29), ¡no solo después de que morimos! Él nos está ofreciendo los primeros frutos de esta vida ahora y nos llama a salir y compartir estas buenas noticias con los demás.

Volverse plenamente vivo como discípulos misioneros no es un camino fácil, pero es sin duda a lo que el Espíritu nos está llamando en este momento. ¡Qué regalo nos están ofreciendo! La plenitud de la vida! Seamos audaces, como Jame y John en nuestro evangelio de hoy, al pedirlo todo. Y no nos alejemos del camino que esto implica, ya que nuestro Señor continúa caminando con nosotros, nutriéndonos, fortaleciéndonos y transformándonos cada domingo mientras nos alimentamos de su mismo cuerpo y sangre que fueron derramados en la cruz. Aquí en la Eucaristía, encontramos nuestra fortaleza y nuestro consuelo; aquí en la Eucaristía está la pasión de Jesús presente nuevamente; Aquí en la Eucaristía es la fuente de nuestra vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s