Historias de Fantasmas

XXXI domingo del tiempo ordinario – 4 de noviembre de 2018

Buen Pastor – Chicago, IL (La Villita)

Deuteronomio 6:2-6; Salmo 17:2-4, 47, 51; Hebreos 7:23-28; Marcos 12:28b-34

Cuando viajaba a Chicago ayer, escuchaba el álbum llamado “Ghost Stories” (“Historias de Fantasmas”) de la banda Coldplay. Este álbum entró en mi vida en un momento crucial, y cada vez que lo escucho, se agita dentro de mí el recuerdo de ese momento. Es extraño cómo ciertas cosas nos pueden llevar al evento al que están vinculados, ya sea una canción, una historia o un olor—hay cosas que nos transportan visceralmente a ese tiempo, a ese evento, a esa memoria. Para mí, este álbum me lleva a uno de los momentos más difíciles de mi vida, pero que resultó ser el más crucial.

Bueno, para el pueblo de Israel, todos compartían una cosa común que despertó una memoria muy específica, que los transportó de regreso a un evento crucial en su vida. Esa es la oración que oímos repetir varias veces en nuestras lecturas de hoy, el “Shemá”: “Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor; amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas. Graba en tu corazón los mandamientos que hoy te he transmitido” (Deuteronomio 6:4-6).

Esta oración recuerda visceralmente el momento justo antes de que la gente entrara en la tierra prometida; después del éxodo, después de su deambular en el desierto. Esta oración los llevó a un momento en que experimentaban un gozo y una paz increíbles debido al cumplimiento de la promesa que el Señor les había hecho. Contra todo lógica, después de tanto tiempo dudando de si el Señor realmente los estaba cuidando, finalmente vieron que el Señor había sido fiel a su pueblo. Esta oración fue su recordatorio diario de amar y confiar en el Señor con todo su ser porque demostró ser fiel a las promesas que hizo, porque solo Él es el verdadero Señor, y demostró que estaba amando y cuidando de ellas incluso durante un tiempo cuando se habían sentido abandonados. Sin embargo, el verdadero problema es la última parte de la oración: grabar estas palabras en corazon, llevarlas realmente a nuestro corazón, a nuestro ser, a nuestros pensamientos y sentimientos, a toda nuestra vida; permitir que estas palabras y esa memoria nos afecten, realmente cambien nuestras vidas.

Esto es exactamente contra lo que lucha el escriba en nuestro Evangelio de hoy. Como escriba, está acostumbrado a sentarse con otros debatiendo y discutiendo sobre la Ley, pero no tan familiarizado con permitir que la Ley realmente se arraigue en su corazón.

Pero en este día, en este día este escriba trae una de estas preguntas a Jesús: “¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?” (Marcos 12:28). Y esta parece ser la pregunta más fácil; todos los judíos sabían la respuesta: el Shemá. Y eso es lo que Jesús dice, recita el Shemá. Pero por alguna razón, en este día…en este día las palabras de esa oración finalmente llegan al corazón del escriba. Como buen judío, probablemente había rezado esa oración todos los días durante toda su vida. Pero en este día, por primera vez, todo tenía sentido, finalmente tocó su corazón. Y debido a que finalmente llegó a su corazón, Esa oración finalmente tuvo el efecto de cambio de vida en él que debe tener en todos. En algo tan normal como una oración que oraba todos los días, pudo permitir que el Señor cambiara su vida y, como Jesús lo señala, se acercó al Reino de Dios.

Este es el problema: el Señor no está activo en las circunstancias de su vida diaria, no lo está cuidando, o el Señor está vivo, resucitado y presente, y ha estado con usted y cuidando de usted incluso en los momentos cuando pensabas que te había abandonado. Te ha abandonado o te ha estado cuidando.

Mientras escuchaba el álbum de Coldplay ayer, el recuerdo que surgió, el evento al que me sentí atraído fue cuando me sentí abandonado, increíblemente solo y olvidado por el Señor. Ahora, el trasfondo: cuando tomé la decisión de ingresar al seminario, lo hice por un sentido de obligación; Sabía que Dios me estaba llamando a ser sacerdote, sabía que tenía que hacer esto, era indiscutible, y así me fui. Le dije a la chica hermosa, inteligente, santa y hermosa con la que estaba que tenía que ir. Y así me fui. Y a lo largo de mis primeros dos años de seminario, a pesar de que hubo momentos difíciles, esta llamada solo se hizo más fuerte: no podía negarlo.

Pero entonces sucedió el evento que el álbum recuerda. Un verano, mientras estaba en casa desde la escuela, conocí y trabajé en un trabajo con esta chica que era todo lo que siempre había deseado; la chica perfecta, hermosa e inteligente con la que había soñado, la chica que había imaginado como la que podía hacerme feliz…me obligaron a trabajar con ella. Pero todo el tiempo, el llamado a ser sacerdote fue tan fuerte como siempre; sabía que Dios me estaba llamando a ser sacerdote. Y así, estaba enojado y molesto. ¡Pensé que Dios me estaba castigando, que él estaba siendo cruel conmigo! ¿Por qué pondría a esta mujer en mi vida, me rompería el corazón, me rompería en pedazos? ¿Por qué el Señor, que prometió cuidarme y estar conmigo, por qué permitiría esto, por qué me abandonaría a una situación como esta? Y durante el siguiente año y medio—año y medio—este evento me desgarró el corazón.

No fue hasta casi tres años después que todo cambió. ¡Tres años! Como yo dije, mi corazón estaba siendo destrozado por este evento, pero al mismo tiempo, estaba descubriendo mi corazón, estaba descubriendo mi humanidad, mi necesidad de Otro, mi necesidad de que alguien me llenara, mi necesidad de felicidad. Y lo que es más importante, me estaba dando cuenta de que, durante toda mi vida, había decidido lo que me iba a hacer feliz, había decidido que solo podía ser feliz si me casaba y tenía una familia. ¿Y ser sacerdote? Bueno, eso era lo que tenía que hacer porque Dios lo dijo, y tenemos que hacer lo que Dios dice, incluso si eso nos hace miserables. ¡Es lo que yo pensaba!

Pero después de tres años—¡tres años!—finalmente comencé a ver. Vi la presencia del Señor, incluso en este evento en el que me había sentido abandonado. Reconocí que Lord estaba trabajando en este evento, aunque no lo supe durante tanto tiempo. Y todo el tiempo, el problema era yo, siempre había sido yo. Había puesto tal límite en Dios, en cómo Dios podía trabajar y actuar en mi vida, que había perdido su presencia por completo.

En este caso, mi corazón estaba lo suficientemente desgarrado para que el primer y el más grande mandamiento pudiera entrar: “El Señor es Dios, es el único Señor.” No yo. Y finalmente me di cuenta de que nunca había tomado estas palabras en serio, nunca había confiado en que el Señor me estaba cuidando. El camino del Señor no es nuestro camino, y Él trabaja de maneras imprevistas e inesperadas; trabaja en ya través de los eventos que menos esperamos. Si las escrituras aclaran algo, ¡es eso! De hecho, en el evento más imprevisto, imprevisible e inconcebible, Dios se hizo hombre, Dios murió y Dios resucitó de entre los muertos. Y fue a través de ese evento, a través de su encarnación, muerte y resurrección que el Señor demostró su fidelidad hacia nosotros, demostró que nos cuida.

Tan pronto como tratamos de decidir qué nos va a dar la felicidad que anhelan nuestros corazones, tan pronto como lo hacemos, perdemos lo que es el primer y el más grande mandamiento: “El Señor es Dios, el es el unico.” A medida que decidimos lo que va a satisfacer el infinito anhelo en nuestro corazón que fue colocado allí por Dios, tan pronto como nos hacemos Dios, todo se derrumba. Pero cuando permitimos que el Señor irrumpa en nuestro corazón, cuando dejamos de limitar la forma en que el Señor puede actuar en nuestras vidas, incluso cuando menos lo esperamos, cuando hacemos esto, descubrimos que podemos confiar en que el Señor satisfará eso deseo dentro de cada uno de nosotros.

He sido sacerdote por cinco meses y nueve días. Y aunque todavía hay muchos desafíos y dificultades, puedo decir con total honestidad que han sido los más felices y satisfactorios cinco meses y nueve días de mi vida. Con mucho gusto volvería a atravesar la angustia de ese verano si eso significara tener la oportunidad de estar con la gente que el Señor me ha enviado para servir. No lo cambiaría por nada. Pero solo experimento eso porque permití que el primer y más grande mandamiento del Señor irrumpiera en mi corazón, y porque ese evento original continúa manteniendo mi corazón abierto a eso.

Aquí, en esta misa, celebramos y consumimos el evento más imprevisible e inesperado: la encarnación, la muerte y la resurrección de Cristo; el corazón de Cristo está siendo perforado, desgarrado en amor por nosotros. Tomamos este evento en nuestro propio ser, rezando para que a través de él Cristo finalmente pueda irrumpir en nuestros corazones, para que pueda volver a entrar en nuestros corazones nuevamente, y para que nunca podamos vacilar en nuestra fe y confiar en el hecho de que nunca nos ha abandonado, que siempre nos ha sido fiel—que él es el Señor, y él solo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s