El Revés del Reino de Dios

La Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo – 18 de noviembre de 2018

Santa Margarita María – Wichita, KS

Daniel 7:13-14; Salmo 92:1-2, 5; Apocalipsis 1:5-8; Juan 18:33b-37

En esta gran solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, celebramos algo imprevisible, algo al revés. Lo que suena mal, lo sé! “¡Por supuesto que Jesucristo es el Rey! ¡El es Dios! ¡Eso no está del revés en absoluto!” Lo sé, y estoy de acuerdo. Por supuesto Jesucristo es el Rey. Pero no estoy hablando del hecho de que él es el rey. De lo que estoy hablando, lo imprevisible y al revés, es la forma en que opera nuestro Rey, la forma en que gobierna. Aveces, pensamos en los reyes como las personas que pueden decirle a la gente qué hacer, tienen la sartén por el mango, obligan a todos a hacer lo que quieran. Pues, después de todo, ellos son el rey. ¡Pero mira a nuestro Rey! Hace exactamente lo contrario: clavado en una cruz, muriendo por amor a nosotros, suplica por nuestros corazones. Cristo el Rey no nos obliga a hacer nada. No, nos suplica a que le entreguemos nuestros corazones. Extiende sus manos sobre la cruz y suplica.

A veces, tenemos la idea de que Cristo gobierna su Reino desde un trono muy por encima de nosotros, muy lejos, y somos solo sus servidores que tienen que hacer lo que él diga. ¡Pero su Reino no funciona así! Una y otra vez, a lo largo de los Evangelios, a lo largo de los Hechos de los Apóstoles y el resto del Nuevo Testamento, vemos que el Reino de Dios no crece a través de las órdenes de Dios, o el poder humano, o a través de un ejército o a través de estructuras políticas. No, vemos que el Reino de Dios crece en silencio, como el trigo; crece como pan que se levanta; crece entre las malas hierbas.

¡Esto es lo más duro de aceptar para nosotros! Esperamos que haya un jefe que pueda decirnos qué hacer. Esperamos que el Rey nos dé órdenes, para que los Obispos nos digan estas órdenes, para que nuestros pastores nos den órdenes. Pero una y otra vez, vemos que este no es el caso. La Iglesia no es una organización de arriba abajo. No, está al revés. Es algo completamente imprevisible, es algo constantemente nuevo e inesperado. Y es porque es un Reino diferente a todos los anteriores. Es un reino sin poder militar, sin fuerza coercitiva.

Como algunos de ustedes saben, cuando estaba en la escuela secundaria, pasaba mucho tiempo tocando música, especialmente el violonchelo, y tocando en una orquesta. Ahora, en el centro de la orquesta está el director. Y como él está en el centro, muchas personas asumen que él es el jefe, que nosotros, los músicos, recibimos órdenes de él. Y esto es mas o menos cierto: sí, él da dirección y seguimos su ejemplo. Pero la manera en que él dirige y la forma en que Cristo dirige son muy similares. Porque ninguno puede obligarnos a hacer nada. De hecho, cada día el conductor está esperando que lo sigamos. No puede forzarnos, solo puede pedir, solo puede suplicar.

¿A qué quiero llegar? Cuando celebramos esta fiesta, cuando celebramos a Cristo como nuestro Rey, no estamos celebrando lo poderoso que es, cómo nos ha conquistado a nosotros y al mundo. No, todo lo contrario: estamos celebrando que, a pesar de que no nos obliga a seguirlo, que no coacciona nuestra lealtad, todavía lo reclamamos como nuestro Rey. Celebramos su reinado, porque a través de su encarnación y muerte en la cruz, ha demostrado ser digno de gloria, honor y reinado. ¡Aquí hay un hombre cuyo trono es una cruz, un hombre cuyo único poder es su amor incondicional! Y sin embargo, este es nuestro Rey, y lo seguiremos hasta los confines de la tierra. Él ha rogado por nuestros corazones; con los brazos extendidos sobre su trono de la cruz, ha rogado por nuestros corazones.

Nuevamente, no son los mandatos de los obispos o sacerdotes los que producen el Reino de Dios. ¡No, lo que produce el Reino de Dios son los santos, los bautizados, los que siguen a nuestro Rey con todo lo que tienen! Sí, los obispos y los sacerdotes tienen su función, pero somos todos nosotros, todos los bautizados que trabajamos para hacer que el Reino de Dios esté cada vez más presente entre nosotros. Como bautizados, es nuestro testimonio, nuestro testimonio, nuestra cooperación con el Espíritu Santo, el trabajo de Cristo a través de nosotros lo que produce el Reino de Dios.

“Son los santos los que siguen apareciendo a lo largo de toda la historia los que mantienen en marcha” (Dorthy Day). Piensa en los mártires Cristeros, Beato Miguel Pro y San José Sánchez Del Río. Ambos dieron sus vidas gritando Viva Cristo Rey! Ambos dieron un testimonio heroico de Jesucristo, de su reinado, de su Reino por sus vidas y sus muertes. Estos hombres no siguieron al Rey hasta su muerte porque se les ordenó hacerlo, sino porque habían reclamado a Cristo como su Rey, porque habían entregado sus vidas, sus corazones y su mismo ser a Cristo. Y es a través de una vida totalmente enamorada de su Rey que el Reino creció. A través de su testimonio, innumerables personas se inspiran para vivir sus vidas al servicio de este Rey. No fue un político o un obispo quien hizo esto, quien dio la orden, cuya sabiduría creó el Reino. No, era gente viviendo su bautismo, gente viviendo con Cristo como su Rey.

En mi propia vida, todo lo que quería era que Dios solo me diera una orden, que me dijera qué hacer con mi vida. Porque si fuera una orden, no tendría que entregarle mi vida y mi corazón, solo mi voluntad. Pero luego descubrí que no iba a ordenarme que hiciera nada; que quería más que mi obediencia. Quería mi amor. Y a través de esto, él podría darme la alegría que tan desesperadamente deseaba. Y ahora, cuando te miro a ustedes, a sus rostros, me doy cuenta de lo poderoso que es nuestro Rey cuando elegimos seguirlo, lo fiel que es a sus promesas. Hay tanta alegría que siento estar aquí con todos ustedes, ser su sacerdote. Y esta alegría vino simplemente de seguir a nuestro Rey, de darle más que solo mi obediencia, sino toda mi vida, todo mi corazón, ofreciéndolo todo a él.

El momento de gloria de nuestro Rey es su muerte en la cruz. Y es desde la cruz, desde su humanidad rota, que brilla el poder de Dios; es desde el lugar más bajo, desde la cruz, que nuestro Rey gobierna. Y este Rey se sienta aquí para entronizar en este altar, aquí como su sacrificio de amor, su muerte en la cruz se hace presente aquí y ahora. Aquí, en su altar, aquí en este Santísimo Sacramento, él se entroniza con los brazos extendidos, suplicando por nuestros corazones, mientras que nuestros corazones suplican por él.

Y así oramos, oramos con todo nuestro corazón: “Señor Dios, en la simplicidad [y la pobreza] de mi corazón, te he ofrecido alegremente todo,” te ofreceré alegremente todo (c.f., 1 Crónicas 29:17).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s