La Vida Familiar

Fiesta de la Sagrada Familia – 30 de diciembre de 2018

Santa Margarita María – Wichita, KS

1 Samuel 1:20-22, 24-28; Salmo 83; 1 Juan 3:1-2, 21-24; Lucas 3:41-52

Al crecer, mi familia tenía un lema; un lema muy simple, pero muy poderoso: Vita Familia, la Vida Familiar. No fue Mi Vida, o la Vida Loca. No, simplemente: Vita Familia, la Vida Familiar. Cuando debían tomarse decisiones, cuando se establecían prioridades, lo que siempre venía primero era la familia: lo que era mejor para la familia. Y al crecer, la mayoría de nosotros, los niños, pensábamos que nuestros padres estaban locos. Ellos trabajaron muy duro para mantenernos juntos, para mantener a nuestra familia unida. Y a menudo pensábamos: “Pues, si nos dejaran hacer lo que quisiéramos, sus vidas serían mucho más fáciles.” Pero nunca se dieron por vencidos.

Fue en mi familia cuando vine por primera vez a encontrarme con Jesucristo. La gente pensaba que mis padres estaban locos—y, tenían diez hijos, así que, eso es un poco loco. ¡Pero la gente pensaba que mis padres estaban locos! Nosotros, sus hijos, pensamos que estaban locos. Pero a medida que crecíamos, nos dábamos cuenta de que todo lo que estaban haciendo surgía de una cosa simple. Todo lo que hicieron fluyó de su fe, de su relación con el Señor. Así como Jesucristo llegó a ser conocido en esta tierra dentro de una familia, también mis hermanos y yo llegamos a conocer al Señor a través de nuestra familia.

La Sagrada Familia, a quien celebramos hoy, es exactamente lo que debemos mirar. Cristo no apareció en la tierra un día. No, como cualquier otra persona, él nació en una familia. ¡Y no tampoco una familia normal! No es una familia con padres normales, o padres con un matrimonio normal, o con primos normales. No, Jesús no nació en una familia normal, o una familia perfecta, sino en una familia santa, ¡una familia sagrada!

Aveces una persona me pregunta: “Padre Michael, ¿por qué su familia es tan perfecta? Quiero decir, después de todo, usted es sacerdote y tiene una hermana que es una monja.” Y siempre me siento mal, porque cuando la gente me pregunta esta me empiezo a reir. ¡Porque no somos una familia perfecta! Pero, aunque no éramos perfectos, todos estábamos comprometidos con una cosa: la vida familiar; y más específicamente, estábamos comprometidos con la santidad a través de la vida familiar.

Piensa en eso: cuando ustedes trajeron a sus hijos para ser bautizados, hicieron un voto. Frente a la familia y amigos, frente al sacerdote, delante del mismo Dios, prometieron criar al niño en la fe. El sacerdote les recordó: En su parte, “procuren educarlo de tal modo en la fe, que esa vida divina se vea preservada del pecado y pueda desarrollarse en él de día en día.” En esencia, ellos prometieron ser un ejemplo de la fe, ser testigos de su fe en Jesús. Cristo. Y esta es la clave!

Es una pregunta simple: ¿De qué estás dando testimonio? ¿Das testimonio del gozo que encuentras en tu fe y en tu relación con Jesucristo? ¿Tu familia te mira y ve que sacaste la vida de tu fe? ¿Ven que sacas fuerzas y sustento de la Eucaristía? ¿Te ven con humildad confesando tus pecados y tratando de enmendar tu vida?

O, ¿das testimonio de algo más? ¿Haces todo esto porque eres supersticioso? ¿Sigues las reglas por miedo o coerción? ¿Estás tratando de “arreglarse”? ¿Solo vas a la Iglesia por los beneficios que obtienes? ¿Asistes a misa “porque tengo que hacerla”?

La pregunta real es: ¿estás dando testimonio de una fe que te da vida y alegría, o estás dando testimonio de una fe que es una esclavitud a las reglas? La gente es muy muy perceptiva. ¡Tus hijos son los más perceptivos! No puedes esperar que quieran vivir la fe si todo lo que ven en ti es una vida de esclavitud a las reglas y un comportamiento de aspecto supersticioso. Esto no convence a nadie, especialmente a tus hijos. No, solo un testigo de la nueva vida y la alegría puede hacer esto.

Transmitimos la fe proponiéndola, conviviéndola día a día, viviendo la novedad de vida que trae. Transmitimos la fe al vivirla en comunidad. En la parroquia, sí. Pero ante todo, la vivimos en familia. Cristo nació en una familia. Si queremos transmitir la fe, debemos vivir la fe con aquellos a quienes queremos transmitirla.

Piénsalo de esta manera: cuando el gimnasio trata de convencerte de ingresar, ¿qué hace? ¡Te ofrece una prueba gratuita de treinta días! Cuando Netflix intenta convencerte de que te registres, ¿qué hace? ¡Te ofrece una prueba sin cargo de treinta días! Cuando los concesionarios de automóviles intentan convencerlo de que compre un automóvil, ¿qué hacen? ¡Te ofrecemos noventa días gratis con tu dinero garantizado! ¿Por qué? Porque no es suficiente que te digan qué tan bueno es el gimnasio, o Netflix, o el carro. ¡No! Nos ofrecen esto porque saben que una vez que comenzamos a vivirlo, cuando comenzamos a ver cómo estas cosas encajan en nuestras vidas, entonces, ¡estamos convencidos de su valor! Una vez que comenzamos a vivir con ellos, no podemos imaginarnos la vida sin ellos.

¡Por eso la familia es tan importante! En la familia, comenzamos a vivir la fe, vivimos la fe con los demás, en comunidad, tal como la fe debe ser vivida. En una familia centrada en la fe, en una familia que se basa en la vida de la fe, que vive la fe no como un conjunto de reglas sino como su fuente de vida: en esta familia, la fe se convierte en algo que no podemos imaginar. vida sin.

USTEDES—mamá, papa—ustedes tienen que cambiar primero, tienen que seguir a Cristo primero. Una familia cristiana comienza con dos discípulos cristianos que se unen indisolublemente en el matrimonio. Dos discípulos se comprometen a ayudarse mutuamente para vivir esto, para ayudar a sus hijos a vivir esto. Y, si, ustedes pueden que no tengan una familia perfecta, o una familia normal, pero pueden terminar con una familia sagrada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s