Una Direccion Definitiva

VI domingo del tiempo ordinario – 17 de febrero de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Jeremías 17:5-8; Salmo 1:1-5, 6; 1 Corintios 15:12, 16-20; Lucas 6:17, 20-26

Al escuchar nuestras lecturas de hoy, escuchemos que solo hay dos caminos. Confía en Dios o confía en los hombres, en nosotros mismos; el camino del Señor, o tu propio camino; fe en la resurrección, o fe en que esto es todo lo que hay. Y no quiero sonar malvado. Pero tenemos que ser honestos con nosotros mismos, porque si realmente nunca te haces la pregunta, si nunca sabes realmente la respuesta, ¿cómo avanzas? Así que pregúntate y sé honesto: ¿pones toda tu confianza en Dios o realmente pones tu confianza en los hombres y en ti mismo? ¿Sigues el camino del Señor, sus bienaventuranzas que escuchamos en el Evangelio, o sigues tu propio camino, el camino del “ay” en el Evangelio? ¿Tienes fe en que Cristo realmente resucitó de los muertos, o crees que esto es todo lo que hay y que solo vives una vez? En otras palabras, ¿tu fe, la fe que profesas—tu fe te da una dirección y un significado definitivos a tu vida? Y si no, ¿Pórque no?

He usado este ejemplo antes, pero vale la pena usarlo nuevamente. Hay dos tipos de juegos: juegos finitos y juegos infinitos. Un juego finito es un juego en el que hay jugadores conocidos, reglas fijas y un objetivo claro y acordado. Tomemos como ejemplo el baloncesto. Hay jugadores conocidos: cinco jugadores en cada lado. Hay reglas fijas, con un equipo de referís para hacer cumplir las reglas. Y hay un objetivo arbitrario, pero claro y acordado: el equipo con más puntos después de que se acaba el tiempo es el ganador. Es un juego finito: jugadores, reglas, objetivo, ganador y perdedor.

Pero un juego infinito, un juego infinito es aquel en el que hay jugadores conocidos y desconocidos, donde las reglas son cambiantes y no siempre están claramente definidas, y donde el objetivo es perpetuar el juego, nunca detenerse. Sí, hay ciertas reglas, pero el juego infinito implica una apertura radical, un abrazo radical de lo impredecible. Por ejemplo, en su relación con su cónyuge, no hay un ganador o un perdedor: no es así como funcionan las relaciones. El “objetivo” de esa relación no es “ganar.” El objetivo es perpetuar el juego, amarnos unos a otros hasta que la muerte los separe. Nunca dirías: “¡Gané mi matrimonio!” No, eso es estúpido. Pero en un buen matrimonio, en cualquier buena relación basada en el amor, cada día te despiertas y encuentras tu vida determinada por el otro, por tu amor por el otro. Todo en tu vida está determinado por esta persona porque la amas. Y nunca quieres que eso termine, nunca.

A menudo podemos vivir nuestras vidas como si fueran finitas. Están los jugadores: yo, yo mismo y yo. Hay reglas que nos hacemos a nosotros mismos: “Haré esto, pero no voy a hacer eso.” Y hay un objetivo claro: “Sólo seré feliz si esto, esto y esto suceda.”

A menudo, podemos pensar en nuestra fe de esta manera. “Jugamos” nuestra fe como cualquier otro de nuestros juegos finitos. Hay jugadores conocidos: yo y Dios. Hay reglas fijas: ir a misa, rezar el rosario, ayunar los viernes, seguir los Diez Mandamientos. Y hay un objetivo claro y acordado: cuando se acaba el tiempo, cuando mueres, puedes ir en una de dos direcciones.

¿Cuál es mi punto? Mi punto es este: confiar en los hombres y en nosotros mismos, vivir la vida de acuerdo con nuestras propias reglas y nuestros propios estándares, creer que esto es todo lo que hay y que, con el tiempo, se acabará el tiempo y así será—esta forma de vida es increíblemente finita y conduce a la nada.

He compartido muchas veces cómo lo único que quería en mi vida eran algunas cosas: ser médico, casarme, tener una familia. Eso es todo lo que quería. ¡Y esos no son malos! Pero, eran los planes que hice porque confiaba solo en mí mismo, eran mis estándares para una buena vida y felicidad, eran mi creencia de que esta vida es todo lo que hay, así que es mejor hago lo que quiero hacer mientras puedo hacerlo. Vivía mi vida como si fuera finita, como si algún día todo terminara.

Y durante mucho tiempo, no pude entender por qué hacer todo lo que quería hacer no me hacía feliz. No pude entender. Ahí estaba, estudiando, trabajando duro, persiguiendo las metas que tenía, pero nunca sintiéndome verdaderamente feliz, siempre sintiendo que faltaba algo, siempre sintiendo que podía ser mucho más feliz y más plena en la vida. Incluso cuando tenía buenas notas, y la hermosa chica, y todo—ya entonces, no podía entender por qué la vida se sentía tan seca y aburrida.

Pero un día, el Señor me dio una bofetada y yo decidí probar algo nuevo: decidí darle mi vida al Señor, poner mi vida en sus manos, preguntar: “Señor, ¿cuál es tu plan para mí? ? ¿Cuál es la forma en que quieres que camine?” Y cuando confié en su plan, cuando seguí su camino, cuando realmente comencé a creer en la resurrección y todo lo que conlleva, la vida se abrió, la vida se llenó de significado y energía y alegría y felicidad.

La vida no es finita. No, la vida es eterna, es infinita, ¡y la vida eterna comienza ahora! El Señor ha presentado un plan ante ustedes, una manera de caminar, y es un camino que solo conduce a la felicidad, a la satisfacción y al gozo. El Señor no nos pide que caminemos por un camino que nos hace miserables. El camino del Señor no es fácil, pero las mejores cosas de la vida nunca lo son. Recuerde la sabiduría de San Pablo: “Si nuestra esperanza en Cristo se redujera tan sólo a las cosas de esta vida, seríamos los más infelices de todos los hombres. Pero no es así, porque Cristo resucitó.” Cristo resucitó de entre los muertos, y eso lo cambia todo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s