“Mire, hago todas las cosas nuevas.” Salvación como Novedad

V domingo de Pascua – 19 de mayo de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Hechos 14:21-27; Salmo 144:8-13; Apocalipsis 21:1-5a; Juan 13:31-33a, 34-35

“Se amen los unos a los otros.” Esta es probablemente una de las cosas más famosas que Jesús dijo. Pero lo hemos escuchado tanto que no significa nada para nosotros. Se ha vuelto tan familiar que no tenemos manera de entenderlo, no tenemos manera de permitirlo que nos afecte. En este Evangelio, Jesús anuncia el momento de gloria: su cruz y resurrección, salvación. Y en este momento de gloria y salvación viene el nuevo mandamiento, el mandamiento más grande: “Se amen los unos a los otros.” Pero todo esto puede ser tan confuso, y podemos escucharlo y nunca dejar que nos toque, dejar que nos impacten. ¿Por qué este mandamiento cambió el mundo? ¿Pero, con nosotros, lo escuchamos y no pasa nada? “Se amen los unos a los otros.” Esa fue una de las frases más cambiantes del mundo jamás pronunciadas. La gloria viene, la salvación viene, y viene cuando amamos “los unos a los otros” como Cristo nos amó. ¿Pero cómo? ¿Qué significa eso?

“Salvación es una palabra poderosa,” pero salvación no es una buena palabra para nosotros, es confusa y no sabemos qué significa ni cómo se ve en nuestra experiencia. Necesitamos una palabra que sea “menos técnica que ‘salvación’” (Albacete). Así que, usemos la palabra “nuevo,” “novedad.” “Mire, yo hago todas las cosas nuevas” (Ap. 21: 5a): eso es lo que escuchamos en nuestra segunda lectura. La salvación es mucho más fácil de entender para nosotros cuando la consideramos como “novedad.”

Una experiencia que creo que todos tenemos es nuestro amor por la novedad. Ya sea que se trate de un auto nuevo, un móvil nuevo, una casa nueva, o ropa nueva, zapatos nuevos—lo que sea! Por ejemplo, fui al viaje con los estudiantes de octavo grado el viernes y por una parte del viaje fueron al mall y compraron cosas nuevas. Y todos se sintieron más felices, más seguros y más vivos. La novedad nos hace sentir vivos, hace que la vida sea más emocionante, más vigorizante. O otro ejemplo: he estado hablando con muchos de los sacerdotes que recibieron una nueva asignación. Y aunque algunos de ellos recibieron una asignación sorprendente o difícil, ¡todos están entusiasmados por la novedad! ¡Se sienten despiertos y vivos! No porque la vida sea fácil, sino porque la vida es inesperadamente nueva.

¡Y esta es la clave! ¡No es cualquier tipo de novedad! Puedes despertarte cada día y hacer algo completamente “nuevo,” y aun así ser miserable, la vida todavía puede ser difícil. No, la novedad que buscamos es una novedad que es imprevista, inesperada.

Es el tipo de novedad cuando has decidido: “Ya he terminado,” que la vida es solo sufrimiento, que Dios realmente no se preocupa por nosotros—pero entonces, de la nada, “la belleza viene, sucede sin pedirnos permiso” (Carrón ). Te enamoras, de forma totalmente inesperada. Y esta belleza, esta persona que te mira, esta persona que tiene preferencia por ti—esta persona nos hace convertirnos en nosotros mismos. Ya no somos anónimos: alguien nos ve y nos prefiere y nos ama. Su preferencia nos coloca más alto que las estrellas. Alegría, atrapada en el misterio del otro. ¡Te ves en una nueva luz! Lo que nunca pudiste ver acerca de ti mismo se te revela; ella ve en ti lo que nunca viste en ti mismo. ¡Debido a este evento imprevisto, te sientes vivo, nuevo, “salvado”!

Aquí hay una experiencia que tuve. Cuando yo era un estudiante de primer año en la escuela secundaria, estaba tan enamorada de una chica, y ella era una estudiante de último año. Enorme enamoramiento de esta chica. Y nunca pasamos tiempo ni nada, pero ambos éramos músicos y estábamos involucrados en varios eventos juntos—pero una vez más, realmente no nos hablamos. Avancé varios años—no la he visto desde la escuela secundaria—y estoy en casa en las vacaciones de Navidad, y la veo en una librería. Así que me acerco y digo: “Hola, solo quería decir, “hola,” no sé si me recuerdas…” Y ella solo dice: “¡Miguel! Gusto verte.” Y así, novedad. El hecho de que ella me reconociera, supiera mi nombre—esto era tan imprevisto e inesperado, la vida adquirió una novedad. Fue así de simple.

Y podría dar más ejemplos de este tipo de experiencia de novedad de la que estoy hablando. Pero todos nosotros hemos tenido destellos a lo largo de nuestra vida; todos hemos tenido experiencias de sentirnos vivos, sentirnos renovados y despertados a la vida; de sentirnos completamente a nosotros mismos. Pero estas cosas son siempre imprevistas; no los planeas, simplemente suceden sin nuestro permiso.

¡Tenemos que volver a experiencias como esta si Jesucristo va a tener sentido!

“Mire, hago todas las cosas nuevas.” Esta novedad en la vida, esta novedad constante es lo que queremos, en el fondo es lo que deseamos. No queremos ese aturdimiento de un maratón de Netflix (bing-watching Netflix) durante diez horas, o de mirar Snapchat o Instagram. Eso no nos da esta sensación de novedad. No, es mucho más simple que eso. Es lo imprevisto, la belleza que pasa, que pasa, sin pedir permiso; esa simple mirada que alguien puede darte, ojos que acercan un poco más las estrellas a la tierra.

Este tipo de amor imprevisto, esta novedad imprevista, esta es la experiencia de la salvación, esto es lo que Cristo trae cuando dice: “Mire, hago todas las cosas nuevas.”

Entonces, volvamos a lo que Jesús dice: “Se amen los unos a los otros, como yo los he amado.” Salvación, esta novedad proviene del acto de amor de Jesús, Jesús derramándose, vaciándose para nosotros. A pesar de que fue rechazado por la cruz, Jesús la abrazó. Y así, cuando nos vaciamos por los demás, cuando abrazamos incluso aquello que nos repugna, cuando nos abrimos y vivimos para los demás y no solo para nosotros mismos—cuando nos amamos los unos a los otros, no solo ellos comienzan a percibir esta novedad, pero nosotros también la percibimos. Cuando miras a los demás con amor, tocas con amor, actúas con amor, ternura y compasión por su ser (como lo hizo Jesús con nosotros), no solo ellos comienzan a percibir esta novedad, pero nosotros también la percibimos.

Estos eventos imprevistos nos salvan, nos hacen una nueva creación, nos dan la experiencia de la salvación, de la novedad. Estos eventos imprevistos nos devuelven a nosotros mismos. Esta es la diferencia que hace Jesucristo, la diferencia que hace para amar como Cristo ama. Así es como viene el reino, como Dios salva.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s