No permita Dios que yo me gloríe en algo que no sea la cruz

XIV domingo de tiempo ordinario – 7 de julio de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Isaías 66:10-14c; Salmo 66:1-7, 16, 20; Gálatas 6:14-18; Lucas 10:1-12, 17-20

Hay una pregunta que podemos hacerle fácilmente a Dios cuando estamos en situaciones difíciles. Y la pregunta es: Dios, ¿por qué las cosas no pueden ser como quiero que sean? ¿Por qué la vida no puede ir como planeo? A lo largo de nuestra vida, tenemos un plan, tenemos un objetivo, tenemos nuestras pasiones e intereses, tenemos personas y relaciones y experiencias que no queremos perder. Pero las cosas no siempre salen según lo planeado, como esperábamos. Podemos sentirnos solos, en la oscuridad. Puede ser tan oscuro que casi desearíamos que nunca fuera luz. Y sin embargo, al mismo tiempo, pienso que todos hemos tenido esos momentos en los que, de repente, lo entendemos; todo se aclara. Hemos estado en la oscuridad, pero de repente una luz brilla en la oscuridad (c.f., Juan 1:5). Nos damos cuenta de que el Señor tenía un plan, que el Señor estaba realmente trabajando, y que el Señor no había dejado de ser fiel por un momento. Y sin embargo, una y otra vez, parece que estamos tan sorprendidos de que él sea tan fiel con nosotros.

La muerte de nuestro hermano Sergio Escalera, un amado esposo, padre, músico—un hombre de profunda fe—la muerte de Sergio nos deja en una situación como esta. Él era el mejor de nosotros. Y cuando realmente empiezas a pensar, empiezas a hacer preguntas como: “¿Por qué Dios toma lo mejor? ¿Por qué Dios permitiría que esto sucediera?”Habríamos planeado las cosas de manera diferente. Si estuviéramos a cargo, Sergio estaría aquí con nosotros. Y así se vuelve a la simple pregunta: Dios, ¿por qué las cosas no pueden ser como quiero que sean? ¿Por qué la vida no puede ir como planeo? ¡Y es esta la pregunta que debemos tener en cuenta! Porque como cristianos, como seguidores de Cristo, como discípulos de Cristo, como pequeños Cristos—esto es fundamental.

En las aguas del bautismo, morimos con Cristo y renacemos a una nueva vida, a una vida en el Espíritu, a una vida en el Cuerpo de Cristo. Y como Cristo, se nos da una misión. Y esa misión implica una vida de lo inesperado, lo imprevisible. Implica una vida de absoluta dependencia y confianza en el Espíritu, una vida de fe profunda y duradera. Con esa dependencia y confianza en el Espíritu, con esa fe—el poder de Dios, el poder del Reino de Dios brilla. Sin ella, sin esta dependencia y confianza en el Espíritu, sin esta fe; cuando confiamos solo en nosotros mismos y en lo que pensamos y en cuáles son nuestros planes y expectativas—todo se derrumba.

En nuestro evangelio, Jesús envía a setenta y dos discípulos. Y, lo que es más importante, les da esa importante instrucción: “No lleven ni dinero, ni morral, ni sandalias.” En otras palabras, les dice: “No confíen en nada más que en la providencia del Señor. No confíen en nada más que en el hecho de que el Señor les será fiel en el desempeño de la misión para la cual fueron enviados.” ¡Y regresaron llenos de alegría! Y de una manera de completo asombro, con sorpresa, ¡comienzan a compartir todo lo que sucedió! Es como si estuvieran completamente sorprendidos de que el Señor fuera fiel a sus promesas. Al depender y confiar completamente, no en sí mismos, sino en el Espíritu, pueden manifestar el Reino de Dios, el poder del Reino. El hombre sabio va a llevar dinero, un morral con ropa, y sandalias extras. Pero a aquellos que tienen fe y la dependencia de los niños, por ellos se manifiesta el poder de Dios.

Este es la manera del Reino de Dios, este es la manera del Señor. Es al revés, no es cómo planeamos las cosas, no es cómo se supone que deben ser las cosas. Y así es precisamente cómo se manifiesta el poder del Señor: el poder del Señor se revela de una manera al revés. Es exactamente la lógica al revés que escuchamos de Pablo en nuestra segunda lectura: “No permita Dios que yo me gloríe en algo que no sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo.” Nos glorificamos en la cruz. Una vez más, podemos escuchar eso y no pensar en ello! Lo escuchamos tan a menudo, vemos imágenes de la cruz, y lo olvidamos—para glorificar en la cruz es lo más al revés possible.

Pero eso es precisamente eso. Cuando los discípulos vieron que el Señor era llevado a su muerte, cuando lo vieron morir en la cruz, cuando lo pusieron en la tumba, ¿crees que eran llenos de alegría? ¿Crees que estaban diciendo: “¡Lo ganamos!” No. Esto los confundió. Se suponía que Jesús era el Mesías, se suponía que debía restaurar el Reino. Pero aquí estaba él, muerto. En sus opiniones, en sus pensamientos, en sus planes—todo se había perdido.

Lo que se perdieron fue la misión de Jesús. Perdieron que Jesús había abrazó todo esto con confianza en una y solo una cosa: la voluntad del Padre. Jesús abrazó la cruz, la forma más baja y humillante de la muerte. Y por su resurrección, Jesús cambió la cruz en el signo de la esperanza, el signo de la conquista. Está al revés, no tenía sentido. Pero ese es el camino del Reino de Dios. Cuando abrazamos esa dependencia y la confianza en el Espíritu, cuando abrazamos la vida de fe—el poder de Dios, el poder del Reino de Dios brilla. Porque significa que incluso en los momentos más inesperados y oscuros, “los siervos del Señor conocerán su poder” (Is. 66:14). Claro, a menudo planeamos las cosas de manera diferente. Pero nuestra misión no es planificar las situaciones, sino confiar en el Espíritu y su gentil providencia.

Con la muerte de Sergio, con cualquier evento en nuestra vida que nos deja preguntando: Dios, ¿por qué las cosas no pueden ser como quiero que sean? ¿Por qué la vida no puede ir como planeo?—queremos una respuesta simple que resuelva todo; queremos saber el plan. Pero el poder del Reino, el poder de Dios se manifiesta por esa simple confianza y dependencia en el Espíritu. De formas inesperadas e imprevisibles. Es este tipo de confianza la que un día nos llevará de regreso al Señor, regocijándonos, al igual que los setenta y dos discípulos. Sí, como Paul nos dice, involucrará sufrimiento, sacrificio y aceptar que la vida no es todo lo que decido que sea, involucrará a la cruz, alguien que nos llevará a donde no siempre queremos ir. Pero es en la cruz que nos glorificamos. Es en la cruz donde ponemos nuestra esperanza. Es el poder de la cruz que recibimos de este altar hoy. Es desde este altar que celebramos que incluso en las circunstancias más desesperadas, el Señor permanece fiel a nosotros, permanece cerca de nosotros, no importa qué.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s