“¿Me dejarás amarte como eres?”

XXII domingo del tiempo ordinario (C) – 1 de septiembre de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Sirácide 3:17-18, 20, 28-29; Salmo 67: 4-7, 10-11; Hebreos 12:18-19, 22-24a; Lucas 14:1, 7-14

Es muy fácil escuchar estas lecturas y pensar: “¡Oh, sí, he escuchado esto antes!” Porque es verdad. Este evangelio es muy conocido. “El que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido” (Lucas 7:11). Y entonces pensamos: “Sí, tengo que ser más humilde, no ser tan orgulloso.” ¡Y sí! Esto es verdad. Pero, nuestra idea de qué es la humildad y qué es el orgullo, pueden ser un poco equivocada. Por lo general, cuando escuchamos “humildad,” pensamos que es humillarse, autodesprecio, abnegación voluntaria, negarnos a nosotros mismos ciertas cosas, no ser “extra.” Por lo general, pensamos que la humildad es mansedumbre, ser muy sumiso y tranquilo, no compartir nuestra opinión, siempre diferir a los demás. ¡Pero eso no es humildad!

La humildad, según Aquino, es la verdad. La humildad es la verdad. Bueno, eso no es útil. ¡La humildad es verdad, vivir la verdad de quienes somos, vivir la realidad tal como es! En otras palabras, la humildad es ver las cosas como son, vernos a nosotros mismos como somos y vivir la verdad de esa realidad. A veces tenemos un deseo o un pensamiento mágico cuando se trata de la realidad, o pretendemos que las cosas no son como realmente son; tal vez tengamos una ingenuidad positiva sobre la realidad, o tal vez seamos muy pesimistas. Personalmente, cuando se trata de nosotros mismos, la humildad es aceptar quién eres realmente. ¡Y esto es muy importante! Porque, como escuchamos, la humildad conduce a la exaltación, a la gloria, a una nueva vida, a la alegría, a la felicidad y a la libertad. ¡Ser humilde no es solo un buen consejo! Ser humilde es la condición previa para recibir el amor, la misericordia y la vida de Dios. Todos necesitamos imaginar al Señor delante de nosotros, y preguntándonos: “¿Me dejarás amarte como eres?”

¿Escuchaste a alguien decirte que no está enfermo? Están tosiendo y estornudando, se ven terribles y están cansados—pero siguen diciendo: “Estoy bien. No estoy enfermo.” Y es como, “No, estás enfermo.” ¿Cómo lo sabes? Debido a los síntomas, ¿verdad? ¡Es lo mismo con nuestra vida espiritual! A veces no queremos admitir que no somos saludables, que nuestra vida espiritual no es saludable—pero estamos negando todos los síntomas. Por ejemplo, algunas personas son muy activas, muy trabajadoras, muy responsables y siempre se encargan de todo; estos podrían ser los síntomas del problema espiritual de la falta de confianza. Algunas personas comen demasiado, lo cual es el síntoma de la gula. Algunas personas siempre quieren más y más, lo suficiente nunca es suficiente; y estos son los síntomas de la avaricia. Y al igual que cualquier enfermedad, si es lo suficientemente grave, comienza a amenazar nuestra vida; nuestras “enfermedades” espirituales pueden comenzar a amenazar nuestra vida espiritual.

Entonces, cuando pensamos y hablamos de humildad, y específicamente cuando hablamos de falta de humildad, lo que queremos decir es a lo que generalmente nos referimos como el problema del orgullo. Pero nuevamente, el orgullo no es exactamente lo que pensamos que es. Si la humildad es la verdad, vivir la verdad de quienes somos, vivir la realidad tal como es—entonces el orgullo, en esencia, es un distanciamiento de la realidad. El orgullo no es la verdad, es vivir una mentira, no vivir la realidad sino vivir en nuestro propio mundo. Por un lado, el orgullo es “sentarse en el lugar principal” aunque no sea nuestro lugar; el orgullo es la autoinflación, pensar que somos mejores de lo que realmente somos. Pero el orgullo también puede ser “tomar el ultimo lugar,” autodegradación, falsa humildad, pensar, “No soy bueno.” Pero ambos, estos dos extremos no son la verdad, no son realidad, no son la verdad! Entonces, ¿por qué hacemos eso?

En nuestras vidas, es extraño, pero en nuestras vidas—y tal vez esto es cierto solo para mí—muchos de nosotros tenemos dificultades para reconocer la verdad sobre nosotros mismos, no aceptamos la verdad de quiénes somos realmente. ¡Piénsalo! Es posible que estas pensando: “¿De qué estás hablando, Padre? ¡Por supuesto que me acepto!” Pero, ¡piénselo! Mire los síntomas y vea si puede diagnosticarlo.

Muchos de nosotros estamos muy preocupados con nuestra imagen, cómo los demás nos vemos y cómo nos perciben. No solo necesitamos un carro, necesitamos un buen carro, un carro nuevo, una buena camioneta con llantas, una camioneta personalizado. No necesitamos ropa, necesitamos ropa de marca, ropa nueva, una ropa diferente para cada día. No necesitamos una casa, necesitamos una casa bonita, una casa hermosa, una casa que esté siempre limpia. Necesitamos usar maquillaje; no solo nos gusta, lo necesitamos. Siempre necesitamos un corte de pelo bonito y fresco. ¿Por qué? ¡Porque nuestra imagen es muy importante!Pues, estas cosas no son malas, pero pueden ser síntomas de un problema más profundo. No se trata de proporcionar a sus hijos, se trata de estatus, verse bien, tener una buena imagen.

O, muchos de nosotros intentamos elevar nuestro estatus. Algunos de nosotros vivimos fuera de nuestros medios; nos mentimos a nosotros mismos sobre cuánto dinero ganamos y nos endeudamos tratando de vivir como alguien que no somos. A veces haremos cualquier cosa en el mundo para asegurarnos de que nuestros hijos vayan a practicar fútbol; los llevamos a Kansas City y Dallas y Oklahoma City para partidos—porque creemos que algún día serán una superestrella, aunque probablemente no lo hagan. La gente falta la misa para llevar a sus hijos a partidos de fútbol; ¡ponen el alma de sus hijos y su propio alma en peligro por un partido de fútbol! Tratamos de elevar nuestro estatus, pero estamos mintiendo sobre la verdad de nuestra situación.

O, una extraña es que rechazamos a las personas cuando nos ven por lo que realmente somos. Algunas personas quieren ser nuestro amigo o amarnos por lo que somos, pero constantemente estamos señalando nuestros defectos, o no les gustamos porque solo nos ven como somos y no quiénes queremos ser. O tal vez estamos constantemente tratando de hacernos ver mejor frente a ciertas personas, esperando que les guste la persona que les presentamos.

¡Todos estos síntomas, todos son faltas de humildad! Otra vez, si creemos que la humildad es ser silencioso, pequeño y dócil, sí, esto no tiene sentido. Pero recuerda: la humildad es la verdad, vivir la verdad de quienes somos, vivir la realidad tal como es. Y así, la falta de humildad, el orgullo, es esta desconexión de la realidad, tratando de vivir nuestra propia versión de la realidad, tratando de hacer que nuestras vidas sean lo que queramos en lugar de lo que realmente son. Nos vemos a nosotros mismos como perfectos o basura, como unos pocos pecadores o como unos pocos santos.

La verdadera pregunta—aquí está—la verdadera pregunta es: ¿qué pasa cuando llevo este sentido falso de mí mismo a mi relación con Dios? ¿Qué pasa cuando solo presentamos nuestros falsos mismos a Dios? Cuando llegamos ante Dios—en oración, en misa, en nuestra vida normal o cuando morimos—cuando nos presentamos ante Dios y colocamos este falso yo ante Dios y decimos: “Ok Dios, solo ámame, ayúdame, sálvame,”…No puede. Déjame decirlo de nuevo. Cuando todo lo que tenemos es este falso sentido de identidad, y nos acercamos a Dios y decimos: “Ámame,” él no puede. ¿Por qué? Debido a que ese falso yo no existe, ese falso yo no es real, ese falso yo no eres realmente tú. ¡Piénsalo! Si alguien se presenta ante ti con una “máscara,” sea lo que sea esa máscara, tratando de cubrir todos sus defectos, tratando de ser alguien que no es y quiere que lo ames…no puedes. Cuando nos acercamos a Dios con nuestras máscaras, cuando nos acercamos a él con orgullo, presentando un falso yo…no puede amar eso.

Al final del día, Dios quiere amarte a ti. Y cuando finalmente llegamos ante él, solo nosotros—cuando nos acercamos a él con humildad, como realmente somos—buenos, malos, feos, hermosos, fortalezas, debilidades—cuando nos acercamos a él en la verdad de quienes somos—puedo verlo! La emoción en su rostro, Dios diciendo: “¡Ah, ahí estás!” Nos acercamos a él como realmente somos y él dice: “Ah, ahí está, ahí está mi hija. Te quiero. Te amo. Solo a ti.”

Cuando comenzamos a pensar en ello, se vuelve a esa pregunta: “¿Me dejarás amarte como eres?” Esto es a lo que apunta la humildad. La humildad es la verdad, vivir la verdad de quien eres, vivir la realidad por lo que es y no solo distanciarte y desconectarte de ella. Cuando dejamos de vivir en este “búnker concreto” de lo que queremos ser (tener una buena imagen, un estatus elevado, pretender ser una persona que no somos)—cuando finalmente abrimos las puertas de este búnker a la verdad, entonces el aire nuevo y fresco—la vida, la alegría y la libertad de Dios— finalmente puede fluir en nosotros mismos.

Pero comienza con humildad. Comienza honestamente permitiendo que Dios te pregunte: “¿Me dejarás amarte como eres? ¿Dejarás de intentar ser alguien que no eres? ¿Dejarás de intentar que tu imagen sea perfecta? ¿Dejarás de intentar elevar tu estatus? ¿Me dejarás amarte? ¿Me dejarás amarte, solo a ti?”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s