Arriesgarse con este pastor

IV domingo de Pascua (Domingo del Buen Pastor) – 3 de mayo de 2020

Santa Margarita María – Wichita, KS

Hechos 2:14a, 36-41; Salmo 22:1-6; 1 Pedro 2:20b-25; Juan 10:1-10

Algo con lo que lucho mucho es esto: “La vida no se trata de mí.” Todos los días. Todos los días lucho con esto. He luchado con esto desde que era joven. Solo quería hacer lo que yo quería hacer. Vivir mi vida. Tenía mis propios planes, mis propios sueños. Pero no importa qué, hubo un pensamiento persistente: “La vida no se trata de ti.” Y lo que es más importante: “Mi vida no se trata de mí.” Porque yo también me diría eso: “Claro, el mundo, la vida de todos los demás—la vida no se trata solo de mí. Pero mi vida? ¡Oh sí, mi vida es sobre mí!” ¿Sí?

No.

Incluso cuando pienso que “me estoy haciendo” y “estoy viviendo mi mejor vida” y si otras personas tienen un problema, ese es su problema, no el mío…sabía que eso no era cierto. Mi decisión, mi vida, mi vocación—mi vida afecta a muchos otros. Mi vida no se trata de mí.

Hoy, el cuarto domingo de Pascua, celebramos el “Domingo del Buen Pastor.” Las oraciones y las lecturas para la misa se centran en el papel de Cristo como el Buen Pastor, y nosotros como las ovejas. La oración de apertura habla de nosotros como el “rebaño humilde” y de Jesús como nuestro “valiente pastor.” Y todo este domingo nos enfoca en esta imagen, ¡porque es importante!

Las ovejas son tontas. ¡Las ovejas son tan tontas! Si deja una oveja sola, tomará las peores decisiones. Si tienes un rebaño de ovejas, solo seguirán a cualquier oveja a cualquier lugar…son tan tontos. Las ovejas necesitan un pastor. Es así de simple. San Pedro usa esta imagen en nuestra segunda lectura, al hablar de nosotros dice: “ustedes eran como ovejas descarriadas.” ¡Nos hemos extraviado! Nos gusta pensar que estamos bien y que seguimos el camino correcto y que estamos bien…pero nos hemos desviado. Y no necesito pararme aquí y dar ejemplos, ustedes mismos pueden pensar en ellos.

Hemos gastado nuestro tiempo, energía y dinero “yendo” a algún lado, “siguiendo” a alguien…y acabamos de terminar en un mal lugar.

Permitimos que el resto del “rebaño” nos presione a hacer cosas tontas, a creer cosas tontas, a creer que “¡La vida se trata de mí! ¡Mi vida se trata de mí!”

Nos hemos extraviado en las relaciones, rompiendo la confianza, lastimando a otros.

Nos hemos extraviado.

El profeta Ezequiel fue el mejor en señalar esto. Él dijo: “¡Ustedes se han estado pastoreando a ustedes mismos!” (c.f., Ez 31: 1ff). ¡Y todos de nosotros hacemos esto! ¡Hacemos todo sobre nosotros! ¡La vida se trata de nosotros! Cada acción, cada decisión, todo es autorreferencial, todo sobre nosotros. Pasamos nuestra vida tratando de inventarnos, amarnos, hacer algo de nosotros mismos. Y aunque no creamos las palabras, vivimos nuestra vida pensando: “Mi vida se trata de mí.”

Pero en todas nuestras lecturas de hoy, escuchamos acerca de un Buen Pastor. Pedro predica al respecto en nuestra primera lectura y nuestra segunda lectura, David canta al respecto en el Salmo, y Jesús mismo habla sobre el Pastor en nuestro Evangelio. ¿Pero por qué un pastor?

Porque cuando tenemos un pastor, sabemos que vamos a ser atendidos, protegidos y provistos. Cuando tenemos un pastor, no tenemos que hacer la vida sobre nosotros, porque la vida del pastor es sobre nosotros. Cuando hay un pastor, todo el tiempo que pasamos tratando de protegernos, proteger nuestros corazones, mantenernos a nosotros mismos, ya no tenemos que hacer eso.

Un pastor nos da libertad. Podemos arriesgarnos y saber que el Pastor nos proveerá, porque aunque “mi vida no se trata de mí”, su vida se trata solo de mí.

Today is also the World Day of Prayer for Vocations; vocations to the priesthood, vocation to the religious and consecrated life. Now in this time of crisis, we all experience what many many others have had to experience before: no mass, no sacraments. In many parts of the world, and in many parts of this country (and some a lot closer than you think), thousands of Catholics cannot attend mass on Sunday or receive the sacraments as frequently as we can. Why? Because they do not have priests. And it is not because God is not calling…it’s because people are saying “no.”

The first step for any person in discovering their vocation is to admit: “My life is not about me.” You have to admit that. You may not believe it, you may not know what that looks like day-to-day. But it begins there: “My life is not about me.”

But then the next step (and this is the hard one) is to take a risk! Many of you may feel this attraction to or call to the religious life, to be a nun, or to the priesthood. And that can be an exciting discovery, but it can also be frightening, worrying. This decision would involving risking everything. It involves the risk of leaving everything else behind to follow the Lord, to follow his call, to follow this Shepherd. We have our own plans, our own desires and ideas of what will make us happy. And God promises that he will fulfill our desire for happiness! He promises. That desire we have for happiness was given to us by God—but the idea, the image we have in our mind, the plan we have of what will fulfill that desire for happiness…may not be the plan God has. Sure, we can follow our own plan and be happy. But the Lord promises that those who risk everything in order to follow him will be one hundred times more happy NOW, and in the life to come.

But this involves a risk. It involves admitting to yourself, “My life is not about me.”

But that is precisely when the Good Shepherd, Christ himself, can begin to give us the happiness we seek. I guarantee it. I still struggle admitting that “my life is not about me.” I still struggle risking everything. But I have never, NEVER been let down by the Lord when I do.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s