Reconócete mujer, Dios te ama

VII domingo del tiempo ordinario – 24 de febrero de 2019

Congreso de Mujeres – Wichita, KS

1 Sam. 26:2, 7-9, 12-13, 22-23; Salmo 102:1-4, 8, 10, 12-13; 1 Cor. 15:45-49; Lucas 6:27-38

Durante este fin de semana, pasaron mucho tiempo reflexionando sobre el amor del Señor por ustedes, quien realmente son, la gran misión que él les ha confiado. Desde el principio se les ha dicho: “Reconócete mujer, Dios te ama.” Y desde el principio, Dios les ha amado con un amor eterno (Jeremías 31:3). Pero este nunca ha sido el problema, ¿verdad? Sabemos que Dios nos ama. Sabemos esto. “Dios te ama.” Bueno, entendemos esto. ¡Pero lo difícil es “reconocer” esto! Podemos saber que Dios nos ama, pero es otro tema reconocer esto, reconocer verdaderamente su amor por nosotros, permitirle cambiar nuestras vidas, experimentar este amor. Pero ¿por qué este amor es tan difícil de reconocer? ¿Por qué no podemos verlo y permitir que nos cambie? Si Dios realmente está tratando de dejarnos experimentar sus amores por nosotros, ¿por qué parece ser tan difícil?

Bueno, generalmente en nuestra vida no experimentamos este tipo de amor o, peor aún, no nos permitimos experimentar este tipo de amor. Muchas veces, el amor que experimentamos parece tener condiciones: ‘Te amo si” o “Te amo siempre y cuando” o “Te amo hasta.” Por ejemplo, “Te amo siempre y cuando me amas,” o, “Te amo si haces esto por mí,” o, “Te amo hasta que ame a alguien más.” ¡Esto es tan común! Pero esto es exactamente lo que Jesús rechaza en nuestro Evangelio de hoy. Jesús dice: “si aman sólo a los que los aman [te amo siempre y cuando me ames], ¿qué hacen de extraordinario?” ¡Jesús rechaza a cualquiera que diga que el amor tiene condiciones! ¡El verdadero amor no tiene condiciones! Ninguna. Solo, “te amo.” Y punto.

Lo que es más común, y el problema más grande, ¡es que no nos permitimos experimentar este amor! Ponemos muchas condiciones de lo que tiene que pasar para que nos sintamos dignos de ser amados. Nos decimos a nosotros mismos que debemos merecer el amor de alguien, necesitamos hacer algo para demostrar que lo merecemos. Creemos que debemos demostrar que somos dignos de ser amados. Pensamos: “Ellos me amarán solo si yo hago esto” o “Solo si puedo demostrar lo valioso que soy de su amor, realmente creeré que me aman.” “Sólo si soy lo suficientemente bonita, solo si soy lo suficientemente inteligente, solo si puedo demostrarles lo digno que soy de su amor, aceptaré y reconoceré que me aman.” Este es el problema más grande: creemos que tenemos que ganarnos el amor de Dios, porque a menudo así es como experimentamos el amor en nuestras vidas. Alguien nos dice que nos aman, pero se nos ha enseñado a pensar: “Sólo me amarán si, o siempre y cuando, or hasta.”

Lo sé. Lo sé. Mucha gente que viene a mi oficina, tanta gente que confiesa, muchos de los jóvenes con quienes hablo en las escuelas secundarias—muchos comparten su experiencia de un “amor” envuelto en condiciones. Y están desconsolados porque descubrieron que la persona que les dijo, “Te amo,” nunca quiso decir eso, y en realidad solo quiso decir “Te quiero si” o “Te amo siempre y cuando,” o “Te amo hasta.” Y lo que es peor, en lugar de culpar a la persona por mentirles, por no realmente amarlos, han comenzado a culparse a sí mismos. Han empezado a creer que tienen la culpa. Esas fueron sus propias debilidades y fracasos que resultaron en la pérdida del amor.

Y aquí es donde las palabras del Papa San Juan Pablo II se vuelven tan importantes para recordar. Juan Pablo II dijo: “Nosotros no somos la suma de nuestras debilidades y nuestros fracasos; al contrario, somos la suma del amor del Padre a nosotros.” Muy a menudo creemos que necesitamos demostrarnos que somos dignos de Dios, demostrar cuán santos y buenos somos. Pero esto es al revés. Es el Padre que nos amó primero; a pesar de nuestra indignidad, Él nos amó. A pesar de nuestra mezquindad, nos amó. El mismo señor dijo: “Te he amado con un amor eterno. He tenido compasión de tu nada” (Jeremías 31:3). Este es el verdadero milagro de la venida de Jesucristo al mundo. Jesucristo nos presenta un rostro diferente para Dios, el rostro de Dios como amor misericordioso. El rostro de quien sigue amándonos incluso cuando lo rechazamos.

Mis queridos hermanas y hermanos, “Nosotros no somos la suma de nuestras debilidades y nuestros fracasos; al contrario, somos la suma del amor del Padre a nosotros.” Lo que sea que hayamos hecho, nuestras debilidades, los pecados con los que luchamos…estos no nos determinan. Lo que nos determina es el amor del Padre. Un Padre que siempre ha cumplido sus promesas, siempre nos ha sido fiel, nos ha amado con un amor eterno. Un Padre que amó tanto al mundo que dio a su único Hijo. Y un Padre que envió su Espíritu Santo para ser la fuerza que nos lleva a la unión con Él; El Espíritu Santo, por cuyo poder se perdonan los pecados.

A medida que avanzamos después de este retiro, hay dos cosas que nunca podemos abandonar: la confesión y la eucaristía. En la confesión, se nos recuerda constantemente el hecho de que el Señor siempre nos perdonará y amará. Siempre. No importa qué. Si decimos una mala palabra o si matamos a alguien, el Señor siempre nos perdonará y amará. ¿Por qué? Porque su amor no tiene condición. Él desea tanto nuestro bien que nos dará todas las oportunidades que necesitamos. Abraza nuestro pasado: lo bueno y lo malo. Él perdona nuestros pecados. Él continúa permitiéndonos parecer irreprensibles ante sus ojos. Sigue reescribiendo nuestra historia. El Señor se deleita en mostrar misericordia, y su misericordia triunfa sobre el juicio. Cuando experimentamos un amor como este, cuando nos confesamos y continuamos experimentando que él nos amará sin importar qué, entonces comenzamos a poseer la confianza para despertarnos todos los días y amar a quien continúa elevándonos, amar al que hace todas las cosas hermosas. Esto comienza con la confesión.

Pero entonces es la Eucaristía lo que necesitamos. “La Santísima Eucaristía es el don que Jesucristo hace de sí mismo, revelándonos el amor infinito de Dios por cada hombre. En este admirable Sacramento se manifiesta el amor ‘más grande,’ aquel que impulsa a ‘dar la vida por los propios amigos’ (cf. Jn 15:13)” (Benedict XVI, Sacramentum Caritatis, 1). Cuando no hacemos el esfuerzo de recibir la Eucaristía, cuando no nos confesamos cuando lo necesitamos, cuando nos quedamos en situaciones que nos privan de poder recibir la comunión—cuando no deseamos recibir la Eucaristía y haga el esfuerzo de recibirlo tan a menudo como sea posible, nos negamos a recibir el amor del Señor por nosotros. Seguimos no permitiéndonos experimentar su amor por nosotros. “En la Eucaristía, Jesús no da ‘algo,’ sino a sí mismo; ofrece su cuerpo y derrama su sangre. Entrega así toda su vida, manifestando la fuente originaria de este amor divino” (BXVI, SC, 7). La Eucaristía es Cristo diciendo: “Te amo. Y no hay nada que puedas hacer que me haga dejar de amarte.” El amor que buscamos en tantos lugares, el amor perfecto que buscamos de sus esposos, de sus novios, de sus amigos, solo se puede encontrar en Cristo: especialmente en el sacramento de su amor por nosotros, en la eucaristía.

La confesión y la eucaristía: en ellos el amor del Señor continúa siendo derramado hacia nosotros. No renuncies a ellos, no te niegues a aceptar el amor del Señor por ti. “Reconócete mujer, Dios te ama.”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s