Son felices quienes, al depositar toda su confianza en la cruz, se han sumergido en el agua de la vida

Octavo domingo del tiempo ordinario – 3 de marzo de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Sirach 27:4-7; Salmo 93:2-3, 13-16; 1 Cor. 15:54-58; Lucas 6:39-45

¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón?

Vivir la fe puede ser difícil, especialmente debido a las cosas del día-a-día, a la realidad de nuestras vidas. Y es fácil enojarse con Dios, pero en realidad—cuando nos detenemos y pensamos y somos honestos con nosotros mismos—estamos enojados con las imperfecciones de los demás. Nadie es lo suficientemente perfecto para nosotros, no somos lo suficientemente perfectos para nosotros mismos, y (no lo permita Dios) la parroquia no es lo suficientemente perfecta. Y generalmente nos detenemos ahí: solo culpamos a otras personas, nos culpamos a nosotros mismos. Y luego nos conformamos con lo que podemos conseguir. Aunque esto nos hace sentir incómodos, simplemente dejamos de esperar cualquier cosa de cualquiera y decidimos “hacer lo que sea que nos haga sentir bien.” Pero eso nunca funciona, siempre nos deja inquietos.

Porque “al mismo tiempo, esta misma inquietud revela algo en nosotros. Algo que siente la falta, dolor por el significado, [busca la satisfacción]…Algo que nos hace desear ser mirados, escuchados, entendidos, perdonados, valorados solo porque existimos. Algo que percibe una promesa incluso en estos tiempos difíciles y nos impulsa a responder…[Y esto está] marcado por una expectativa terca.” Y empezamos a preguntarnos: “¿Alguien nos ha prometido cualquier cosa? Entonces, ¿por qué esperamos algo? ”(César Pavese). ¿Por qué esperamos todo?

Y ese es el punto: lo esperamos todo. Y eso es algo bueno.

Pero al mismo tiempo: tendemos a conformarnos con cualquier cosa. Y eso no es genial.

Jesucristo nos está ofreciendo todo, no solo cualquier cosa.

Siempre empezamos con la pregunta inoportuno. Preguntamos: “¿Por qué tengo que asistir a misa?” O preguntamos: “¿Por qué enseña esto la Iglesia? ¿Por qué tengo que hacer eso? ¿Por qué no puedo hacer eso?” La Iglesia propone una forma de vida e inmediatamente pensamos: “No, eso es demasiado. Están locos si piensan que voy a vivir mi vida así. Esas son reglas tontas.”

Entonces, primero quiero decir “lo siento.” Lamento mucho que este sea el “evangelio” que se les ha presentado. Lamento todas las veces que les he presentado el “evangelio” de esta manera. Lo siento por todas las veces que he hecho la Iglesia, el Evangelio, y Jesucristo no ha sido más que un montón de reglas. Lo siento.

Porque Jesucristo no es más que la respuesta a la inextinguible, insaciable y terca expectativa que tenemos dentro de nosotros mismos. Y les puedo decir por experiencia, la mía y de tantas otras personas con las que he hablado—les puedo decir que esto es cierto. Arriesgaría mi vida por ello. He arriesgado mi vida por ello. He llegado a saber y creer que él es el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

Tomamos el grupo juvenil de patinaje sobre hielo la semana pasada. Y para muchos de ellos, fue su primera vez en el hielo. Muchos tenían excusas de por qué no querían ir, o dijeron que solo iban a mirar y no patinar. Pero a pesar de que estaban aterrorizados, ¡vinieron! Aunque era algo que nunca antes habían experimentado, ¡vinieron! Se arriesgaron y decidieron irse. E incluso cuando llegaron al hielo, todavía estaban aterrorizados. Y no fue fácil ni divertido al principio. Ellos no querían caer. Algunos me preguntaron: “Si me caigo, ¿cómo me levantaré?” Pero para los que lo intentaron, los que vinieron y se cayeron y volvieron a levantarse y siguieron avanzando—para los que se sumergen a esta novedad, fue una gran experiencia, fue un momento de alegría, hubo emoción y novedad en la vida! Pero para aquellos que vinieron y solo se sentaron a un lado y miraron, la experiencia fue completamente diferente.

Sin embargo, al día siguiente estoy seguro de que todos ellos todavía querían más. Ya estaban buscando lo que podría darles ese sentimiento una vez más, lo que les dio el sentimiento de la vida una vez más.

Todos hemos hecho esto. Todos hemos ido buscando este satisfacción. Lo hemos encontrado, pero siempre se disipa. Vamos a ese baile increíble, pero luego nos levantamos al día siguiente, tan expectante e insatisfecho como el día anterior. Finalmente tenemos a la chica que siempre hemos querido, pero después de un tiempo ni siquiera parece ser suficiente. Hemos intentado proporcionar nuestra propia felicidad, siguiendo las reglas que nos gustan e ignorando las que no. Todos hemos intentado aparecer aquí a medias, viniendo porque tenemos que hacerlo, y luego nos vamos sin sentirnos diferentes. Pero una y otra vez, buscamos más.

Y así digo, una vez más, la respuesta que buscamos se llama Jesucristo. Y Jesucristo no es más que la respuesta a la inextinguible, insaciable y terca expectativa que tenemos dentro de nosotros mismos. ¿Y aquellos que experimentan esto? Quienes experimentan esto son los que abrazan la novedad y el terror y se arriesgan. Y se caen, pero se levantan y continúan. Continuamente se sumergen en la novedad y no experimentan más que alegría. “Son felices quienes, al depositar toda su confianza en la cruz, se han sumergido en el agua de la vida” (Un autor del siglo II). Son felices, la vida tiene un nuevo significado, la vida está llena de significado.

Pero no podemos experimentar esto hasta que nos convertimos. Como escuchamos en nuestro Evangelio de hoy, “la boca habla de lo que está lleno el corazón.” Y entonces, la pregunta es: ¿de lo que está lleno tú corazón? Y ¿encuentra la plenitud de vida que verdaderamente busca en lo que ha llenado tu corazón?

La Cuaresma comienza el miércoles. Y este año, en lugar de renunciar al chocolate o “lo usual,” ¿qué pasaría si tomara esta Cuaresma como un momento de conversión real, como un momento, al igual que el grupo de jóvenes, para arriesgarse, para probar algo nuevo: deposita todo de tu confianza en la cruz y sumérgete en las aguas de la vida. No importa en qué situación te encuentres, permita que esta Cuaresma sea el momento de salir de la vida cómoda donde el Señor es sola una otra cosa, y tomar un riesgo, sumérgete y permita que el Señor le dé la plenitud de la vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s