¿Con qué estás llenando tu cubeta?

Tercer domingo de Cuaresma – 10 de marzo de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Éxodo 17:3-7; Salmo 94:1-2, 6-9; Romanos 5:1-2, 5-8; Juan 4:5-42

Esta escena de Jesús y la mujer samaritana es muy famosa y la hemos escuchado muchas veces. Pero como siempre, la pregunta es ¿realmente la hemos escuchado? ¿Realmente entendemos lo que está pasando aquí? ¿Por qué, en el tercer domingo de Cuaresma, tenemos este Evangelio? Bueno, este Evangelio está destinado a recordar, en cada uno de nosotros, el Evento particular de nuestra vida que cambió nuestra vida. La historia es muy detallada, y es muy detallada porque fue un momento tan poderoso para ella que nunca olvidó. Era mediodía, estaba en el pozo, Jesús estaba cansado, el diálogo entre ellos es más que una simple pregunta y respuesta. Pero al final del día, la historia de la Mujer de Samaria es la historia de la Persona, del Evento que cambió su vida, que le dio un nuevo sentido y dirección a su vida, que abrió una novedad y vigor a la vida, que le proporcionó lo que corresponde a los deseos más profundos de su corazón.

En cada una de nuestras vidas, todos podemos enumerar los eventos o las personas que cambiaron nuestra vida, que nos obligaron a cambiar nuestra vida. Cuando alguien recibe un diagnóstico de cáncer, diabetes o lupus, su vida cambia. Cuando una pareja descubre que está embarazada, su vida cambia. Cuando alguien recibe la carta de que fueron aceptados en la universidad, su vida cambia. Cuando alguien te mira a los ojos con una mirada que puedes seguir hasta los confines de la tierra y despierta tu corazón, tu vida cambia. Y hay muchos más ejemplos: la muerte de un miembro de la familia, conseguir un nuevo trabajo, mudarse a un nuevo lugar. ¡Pero el punto es que no decides estas cosas! Estos eventos, tu encuentro con estas personas cambian tu vida! Dan una nueva dirección a tu vida. Ellos lo cambian todo.

De esto trata la historia de la Mujer de Samaria: este es el evento que cambió su vida. Pero no fue solo otro evento. Fue el Evento, fue el encuentro, la Persona que cambió su vida. Ella fue cambiada, la vida cambió, la vida tuvo un nuevo significado, un nuevo vigor, una novedad constante! En su encuentro con Jesucristo, en este evento, todo cambió. Y todo cambió, no porque Jesús le dio algunas reglas nuevas que seguir, no porque le entregó el horario de las misas a su iglesia más cercana—¡nada de eso! No, su vida cambió porque en su conversación con Jesús, los muros alrededor de su corazón finalmente se derrumbaron, los deseos de su corazón finalmente se liberaron—su corazón encontró lo que había estado buscando durante tanto tiempo.

La imagen principal de la historia es el agua: Jesús pide agua, la mujer llena su cubeta, Jesús habla de agua viva. Pero piensa en el cubeta, una metáfora de su vida. Esta mujer “ha estado tratando de satisfacer su sed con las cosas de la tierra y se ha encontrado perpetuamente sedienta, insatisfecha y frustrada. Esta era su vida: una de dolor, desdicha, soledad, ser usada y rechazada, y descartada. [Y] no es totalmente diferente de nuestras vidas. Nosotros también tenemos nuestras propias cubetas. Tratamos de hacer frente a nuestras…debilidades y [soledad y todo] llenando nuestras vidas, [nuestras cubetas], con cosas que creemos que nos satisfarán. Para algunos de nosotros es el alcohol, las drogas y la pornografía; para otros es el dinero, el poder, el deseo de respeto humano. [Para otros, es nuestro teléfono, o Snapchat, o el número de likes y vistas que tenemos. Para otros es ir de compras y ropa, o fiestas y bailes.] Tomaremos todo lo que podamos para ayudarnos a sentirnos mejor, [para “llenar nuestra cubeta”], pero al final, no satisface” (+ Pierre) . ¡Todos lo sabemos! Sabemos que todas estas cosas ayudan por un tiempo, pero luego nos traicionan. Y, sin embargo, es difícil quitarlos, y volvemos día tras día al pozo, solos, esperando encontrar el agua que finalmente nos satisfaga, pero volviendo al mismo pozo que el día anterior.

Necesitamos algo, alguien con quien intervenir. Necesitamos un evento que nos despertará del entumecimiento que experimentamos. Y el único lugar donde lo encontramos, el único lugar donde lo hemos encontrado es en esos encuentros, esos eventos de la vida. Cuando alguien más en nuestra vida nos permite vivir de una manera diferente y nueva, nos despiertan, no solo encontramos otra cubeta de agua, sino una fuente, un manantial. Y nada nos despierta como alguien que siente compasión por nuestro destino. ¡Puedes ver esto en tu propia vida! Solo pregúntese: “¿Cuándo he descubierto y reconocido una Presencia en un evento de mi vida, en una conversación, en una oración, en una mirada que alguien me dio?” ¡Pregunte! ¡Qué es este evento! ¡Pedir! ¡Una y otra y otra vez!

Porque es en estos eventos que el Señor estaba allí, pidiendo una bebida, llamando a la puerta de nuestro corazón. Estos son los eventos en nuestras vidas que pueden hacer que emergamos de las cenizas, que surjan del entumecimiento y el malestar de la vida. Cuando nos encontramos con alguien verdaderamente extraordinario y excepcional, se produce un milagro. Nuestra vida se salva, nos hacemos nuevos, experimentamos la vida impregnada de una novedad y vigor que sabemos que no creamos. ¡Esta es la presencia de Cristo! ¡Esta es la Presencia que nos da nueva vida! ¡Este es el evento que verdaderamente y definitivamente cambia nuestra vida! ¡Finalmente encontramos algo que satisface los deseos más profundos de nuestro corazón, que despierta nuestro corazón!

Lo que brilla en esos eventos, en esos encuentros, es lo divino. Es el Cristo. Y seguiríamos eso hasta los confines de la tierra. Cristo se convierte en el que determina nuestra vida. Al igual que el cáncer, o la diabetes, o un ataque al corazón cambia nuestra vida; así como tener hijos cambia tu vida; así como la mirada de otro cambia tu vida—Cristo cambia tu vida. No tienes más remedio que seguirlo, decirle a todos sobre él. Dejamos de hacer las cosas porque “tenemos que hacerlas” o porque “esa es la regla.” Y, en cambio, las hacemos porque queremos experimentar esta novedad, esta vida, esta realización, para siempre.

Busca el agua viva. Busca el agua que es un manantial que brota de la vida eterna. Ruega por esa agua, esa vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s