Domingo de Refugio Seguro

IV domingo de Cuaresma – 31 de marzo de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Josué 5:9a, 10-12; Salmo 35:2-7; 2 Corintios 5:17-21; Lucas 15:1-3, 11-32

Domingo de Refugio Seguro

Estaba todavía lejos, cuando su padre lo vio y se enterneció profundamente. Corrió hacia él, y echándole los brazos al cuello, lo cubrió de besos. (Lucas 15:20)

Espero que los recursos que se les ha proporcionado en este Domingo de Refugio Seguro alientenará y enseñenará a todas las personas y familias que se enfrentan con los efectos de la pornografía que existe un gran apoyo. Vale la pena luchar contra la pornografía para la integridad y pureza suya, su cónyuge, sus hijos y el futuro de todos en nuestra diócesis. (Obispo Carl A Kemme, 31 de marzo de 2019)

La Vida de la Disipación

En nuestro Evangelio de hoy, el hijo menor le pide a su padre su herencia, y cuando la obtiene, se va y gasta la fortuna en “una manera disoluta” (Lucas 15:13). El hijo ruega por todo, todo lo que cree que quiere, hasta el punto de intercambiar a su familia, a su hogar, a su padre. Y a pesar de que el padre sabe exactamente lo que hará el hijo, se lo da de todos modos (c.f., Romanos 11:32). Y todos hemos estado allí. Ya sea que seamos nosotros o nuestros hijos, no siempre sabemos realmente lo que pedimos, pero lo pedimos de todos modos. Pero entonces, al igual que el hijo menor, vemos que todo lo que pedimos no era lo que queríamos, y lo único que queremos es pertenecer de nuevo, estar seguros, en hogar.

Este domingo ha sido designado por el obispo Kemme como el Domingo de Refugio Seguro, un momento para crear conciencia sobre un problema que está generalizado en nuestra cultura y en nuestros propios hogares, y ese es el problema de la pornografía. No creo que ninguno de nosotros discuta con el Obispo cuando dice que “queremos hogares sagrados, sanos y seguros, libres de pornografía y otras amenazas en el internet que privan al hogar de su papel como refugio seguro” (Carta de Obispo Kemme, 31 de marzo de 2019).

No nos sentimos cómodos hablando de pornografía. Todos lo sabemos cuando lo vemos, sabemos que está mal. Pero realmente no sabemos qué hacer, o pensamos: “Bueno, no está lastimando a nadie.” Bueno, eso no es cierto. Está destruyendo fisiológicamente los cerebros de sus hijos, esto no es solo un problema moral, es un problema fisiológico. Interrumpe nuestra capacidad para establecer relaciones profundas y significativas, incluido el matrimonio. Y cuando alguien en un matrimonio está usando pornografía, lleva a la traición, la infidelidad, el divorcio. Y (y lo diré muchas veces), estos son hechos, ¡lo sabemos! No soy yo quien habla, estos son hechos, hechos científicos. ¡Los datos y los estudios son claros!

Por ejemplo, la edad promedio en que una persona ve pornografía por primera vez es de once años. A los catorce años, el noventa y cuatro por ciento de los niños ha visto pornografía. Alrededor del setenta por ciento de los hombres y el veinte por ciento de las mujeres ven pornografía al menos una vez por semana, y casi el noventa por ciento de los hombres ven pornografía una vez al mes. ¿Y el verdadero problema? Casi el ochenta por ciento de los niños dicen que sus padres nunca han hablado el tema de la pornografía con ellos. No hablamos de ello, especialmente con nuestros hijos. Y esto está causando mucho daño. “Cuando padres y representantes no han creado un entorno hogar donde sea seguro y bienvenido hablar sobre temas incómodos, los niños frecuentemente ocultarán estas experiencias por bochorno y vergüenza” (Kemme).

Las cuatro razones principales por las que los niños regresan a eso, además de la gratificación sexual, son las primeras, por razones educativas: así es como los niños aprenden sobre el sexo, piensan que esto es lo que es el sexo. Los hombres jóvenes piensan que esto es para lo que son las mujeres, y las mujeres jóvenes piensan que esto es lo que se espera que hagan. Otra razón es la soledad, y esto solo sirve para aislarlos aún más. Otra razón es la presión de los compañeros: escucha las conversaciones que tienen los chicos de secundaria cuando creen que no puedes escuchar; hay presión para mirar esto. ¡Y hay una presión sobre tus propias hijas para hacerlo! Según los estudios, se les ha pedido a dos tercios de sus hijas entre la escuela intermedia y la secundaria que envíen fotos de desnudos de ellos a los niños. Y, por último, la razón más común: el aburrimiento. Tus hijos están aburridos. Pero lo más triste es que no es totalmente culpa suya, porque esto los busca a ellos, los encuentra.

¿Qué hay en la raíz? ¿Por qué nos afecta tanto esto hoy?

Al igual que el padre en nuestro Evangelio de hoy, el Padre nos ha permitido, como cultura, ir en esta dirección; Él nos ha permitido usar nuestra libertad y experimentar los efectos de nuestra libertad. Ahora, al igual que el hijo, ahora que nosotros también hemos llevado nuestra vida de una manera disoluta, es hora de dar marcha atrás. Padres: deben hacerse cargo de su hogar! Padres, hombres, si alguien irrumpiera en su casa, ¿se quedarían sentados allí mientras atacan a sus hijos? Porque alguien ha entrado, y están atacando a tus hijos. ¿Cómo? Bueno, a través de smartphones/móviles, tabletas, y computadoras. Y esa es la parte más difícil: es culpa nuestra, nosotros abrimos la puerta. No entraron, los dejamos entrar. Como el propio Señor dijo: “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar. !Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero !ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!”(Mateo 18: 6-7). Mis queridos padres: si vamos a dejar de ser la causa del pecado de nuestros hijos, debemos abordar esto en su fuente: móviles, tabletas, computadoras.

Y así digo: si aman a sus hijos, no les darán acceso sin restricciones a un movil, tableta o computadora.

Casi todos sus hijos tienen acceso a una tableta o teléfono inteligente. Más del ochenta por ciento de sus hijos duermen con su teléfono o tableta en su cuarto. El cincuenta por ciento de los niños admitirán que son “adictos” a su movil o tableta. ¿Y adivina qué? Tienen razon. Esta es una adicción real, física, y química. Cuando nos involucramos con los móviles y las redes sociales y la pornografía, hay una liberación de una sustancia química en el cerebro llamada Dopamina. La Dopamina es exactamente la misma sustancia química que nos hace sentir bien cuando fumamos, tomamos, apostamos y consumimos drogas. En otras palabras, es muy, muy adictivo. Tenemos restricciones de edad para fumar, tomar y apostar, las drogas son ilegales—pero no tenemos restricciones de edad en las redes sociales, móviles o pornografía. Entonces, lo que necesita saber es que cuando le entrega un móvil o tableta a su hijo, le está entregando una sustancia química adictiva y adormecedora a través de los móviles, las redes sociales y la pornografía.

Si vieras a tu hijo de 10 años en el porche tomando una cerveza, ¿qué harías? Si tu hijo de cinco años fumara un cigarrillo, ¿qué harías? Si su hija de 15 años estuviera apostando en Mulvane en el casino, ¿qué harías? Entonces, ¿por qué les damos a nuestros hijos un móvil o una tableta?

(1) Una objeción común es: “Bueno, padre, todos los demás lo hacen,” o, “No quiero que mi hijo se deja fuera.” Bueno, ¿qué se excluye exactamente? ¿Acoso cibernético, sexting, mayores tasas de depresión y ansiedad? ¿Sabe quién no lo está “haciendo” y quién está “dejando a sus hijos fuera”? Los dueños de Apple, Microsoft y las principales empresas de tecnología. ¡Las personas que hacen esta tecnología no dejarán que sus propios hijos se acerquen! ¿Por qué? Porque ellos saben exactamente lo que hace, porque lo diseñaron de esa manera: está diseñado para ser químicamente adictivo. ¿Sabes quién más gana mucho dinero haciendo y distribuyendo un producto que no quieren que sus propios hijos estén cerca? Traficantes de drogas. (2) “Bueno, padre, es una manera fácil de que mi hijo se calme y se quede callado.” Bueno, pero también está destruyendo su capacidad de poder sentarse y estar en silencio debido a lo que le está haciendo a su corteza prefrontal en desarrollo. Una vez más, especialmente con los niños pequeños, realmente hace daño a su cerebro. ¡Este es un problema físico! (3) También he tenido padres que dicen: “¿Y qué pasa si necesito contactar con ellos?” Bueno, hay móviles “estúpidos” baratos de pago por uso donde puedes enviar un mensaje de texto o llamar. (4) O lo más común, “Mis hijos no me van a gustar.” Una vez más, ustedes son sus padres: su trabajo no es darles lo que quieren, sino ayudarlos a llegar al cielo. Mire lo que sucedió en el Evangelio cuando el Padre le dio al hijo todo lo que quería: el hijo no terminó más feliz.

Ahora, lo sé, los móviles y tabletas no son completamente malos. Y sí, el alcohol no es el problema, demasiado alcohol es un problema. El juego no es un problema, demasiado juego es un problema. Los móviles y tabletas no son el problema, demasiados móviles son un problema. Y el problema real es que los niños no pueden decir “no”; ustedes como padres tienen que decir “no” por ellos, tienen que establecer reglas y límites. ¡Recuerda que son adictos químicamente a su móviles y tabletas! Son un adicto. No pueden parar. Tienen que intervenir.

La Asociación Americana de Pediatría tiene reglas generales para el uso de tecnología para niños. Y por eso quiero que piensen en sus propios hijos y los comparen con las recomendaciones de los médicos. Para niños de cero a dos años: sin tiempo de pantalla. Para niños de entre dos y cinco años: no más de una hora de tiempo de pantalla de calidad, en otras palabras, no pueden entregarles un móvil o tableta y dejarlos correr durante tres horas. Para los niños de entre cinco y dieciocho años, deben desarrollar un plan que permita dormir lo suficiente, hacer su trabajo de escuela y la actividad física—lo que significa no más de dos horas de tiempo de pantalla por día. Una vez más, los móviles no son del todo malos, pero el acceso sin restricciones sí lo es.

Es a través del acceso sin restricciones a móviles y tabletas que estamos dando a nuestros niños una “droga” adictiva, adormecedora y dañina. Las estadísticas son claras, los datos son claros: son adictos, no pueden dejarlo. Las estadísticas son claras, los datos son claros: están destruyendo sus cerebros y su salud y desarrollo. Las estadísticas son claras, los datos son claros: cuando se tiene en cuenta la pornografía, además de esto, se vuelve exponencialmente más perjudicial. Las estadísticas son claras, los datos son claros: los niños no son más felices, no están más satisfechos, no son más sanos o más sociales cuando tienen un móvil o tableta. Las estadísticas son claras, los datos son claros: dónde hay acceso sin restricciones a móviles, tabletas y, por defecto, acceso sin restricciones a la pornografía—estamos lastimando a nuestros hijos. No es diferente a darles alcohol, cigarrillos o drogas.

¿Qué podemos hacer?

“Bueno, padre, me siento culpable, pero ¿qué debo hacer?” Bueno, al igual que el padre en nuestro evangelio, necesitamos poder dar la bienvenida a nuestros hijos a casa, a un hogar seguro; no es una prisión llena de reglas opresivas; no, un hogar. Y realmente, no es nada más que enseñar a sus hijos a ser humanos.

1) Primero, siéntese con sus hijos y hable sobre el tema de la pornografía, pronto. Será incómodo e difícil, pero no se arrepentirá. No los acuse ni los interrogue, no. Recuerda, los busca, y los busca a través de las cosas que probablemente les dieron. Siéntense, hablan, y buscan un camino hacia adelante.

2) Lo segundo es enseñarles la virtud de la templanza, estableciendo reglas claras, definidas y justas sobre el uso de su móvil y tableta. Lo sé, casi todo el mundo tiene un móvil o tableta, y yo sé que pinté una imagen bastante mala, pero usarlos no es del todo malo. Pero, el acceso sin restricciones nunca está bien. Sus hijos no tienen derecho a su móvil o tableta todo el tiempo.

Aquí hay cuatro ideas. Primero, no hay móviles en sus cuartos! NUNCA. En este momento, si todos los padres se comprometieran a NUNCA permitir que sus hijos, niños pequeños o niños de la escuela secundaria, utilicen una tableta o un teléfono celular en su cuarto—si desea realizar un cambio que cambiará drásticamente todo, esto es todo. La mayoría de los problemas con la pornografía, pero también con amigos y novios, ocurren cuando la persona está sola, aislada en su cuarto con su móvil o tableta. Segundo, establezca un horario cada noche cuando todos los móviles y tabletas deben ser entregados a usted. Ninguno de sus hijos deben dormir con su móvil o tableta en su habitación. Si necesitan un despertador, compre un despertador, son ocho dólares. Sugiero que entreguen su móvil o tableta a más tardar a las 10:00 p.m. “Pero padre, ¿qué pasa con la tarea?” Me alegra que hayas preguntado. Tercero, instale controles parentales en los móviles y tabletas y computadores de sus hijos. Estos pueden limitar el tiempo de pantalla, cuánto tiempo pueden usar ciertas aplicaciones, enviarle informes de lo que están haciendo y bloquear contenido inapropiado. Son muy baratos. Y si no pueden pagarlo, dímelo y se lo pagaré. Cuarto, tienen lugares y tiempos “sin tecnología.” Por ejemplo, no hay móviles en la cena, deje los móviles en casa durante la misa, no hay móviles después de las 10p.m., no hay móviles antes de las 8a.m.

Yo sé que esto suena extraño y nuevo y loco. Así eran los cinturones de seguridad. Pero no solo estoy pidiendo, estoy rogando. Especialmente a los padres: hombres, esta es su responsabilidad. Recuerde, hay un enemigo en su casa que ataca a sus hijos, literalmente y físicamente. ¿Qué vas a hacer al respecto?

3) Así que, esas son algunas reglas y límites prácticos, pero como estoy seguro de que saben, solo limitan el uso de la tecnología y se detienen allí, están pidiendo la guerra. Entonces, el tercer paso es proponer un camino hacia adelante para su familia y su hogar. Por ejemplo, comience a cenar juntos como familia. No solo comer, sino que realmente sentarse y cenar, tan a menudo como sea posible. Hablar sobre el día, hablar sobre problemas, cocinar juntos, limpiar juntos, estar juntos en casa. Otra idea es darles a sus hijos algo significativo que hacer, como cocinar la comida o limpiar después de la comida, lavar la ropa, mascotas, pasatiempos. Además, necesitan orar juntos como una familia. Siéntense y recen el rosario juntos, vayan a la adoración juntos, vayan a misa juntos. Y también, jugar juntos. Diviértanse juntos en familia, hagan ejercicio, vean una película juntos. Cuando no tienes la pantalla frente a ti todo el tiempo, aprendes a empezar a disfrutar del mundo y de los demás.

Al igual que el padre en el Evangelio de hoy, el Padre está esperando a darnos la bienvenida a casa, listo para salir corriendo y abrazarnos, dándonos una fiesta. Pero tenemos que dar la vuelta. Nos permitió experimentar esto para poder apreciar cada vez más nuestro hogar con él, para que podamos reconocer que lo que realmente queremos no es lo último y lo mejor, sino simplemente pertenecer, ser amados. Sus hijos no quieren todo: quieren un hogar, quieren que ustedes los amen, quieren pertenecer, quieren un refugio seguro al que puedan llamar hogar.

Citas abreviadas:

USCCB, Crea en mí un corazón puro, http://www.usccb.org/issues-and-action/human-life-and-dignity/pornography/upload/Create-in-Me-a-Clean-Heart-Statement-on-Pornography.pdf

https://fightthenewdrug.org/how-porn-affects-the-brain-like-a-drug/

Simon Sinek on Millenials in the Workplace https://www.youtube.com/watch?v=hER0Qp6QJNU&t=296s

https://www.nytimes.com/2018/10/26/style/phones-children-silicon-valley.html

https://www.nytimes.com/2018/10/26/style/silicon-valley-nannies.html?module=inline

https://www.aap.org/en-us/about-the-aap/aap-press-room/Pages/American-Academy-of-Pediatrics-Announces-New-Recommendations-for-Childrens-Media-Use.aspx

https://pediatrics.aappublications.org/content/138/5/e20162591

https://pediatrics.aappublications.org/content/138/5/e20162592

https://pediatrics.aappublications.org/content/138/5/e20162593

Cómo desarrollar un plan de medios con tus hijos: https://www.healthychildren.org/spanish/media/paginas/default.aspx#planview

https://www.aap.org/en-us/about-the-aap/aap-press-room/Pages/American-Academy-of-Pediatrics-Supports-Childhood-Sleep-Guidelines.aspx

Damour, “Teenagers, Stop Asking for Nude Photos,” https://www.nytimes.com/2018/01/02/well/family/teenagers-stop-asking-for-nude-photos.html

Brett Ullman, “Parenting Tips: Talking to your teens about technology: Cell Phones,” https://www.youtube.com/watch?v=_RCGTMMuJh4

Brett Ullman, “Parenting Tips: Talking to your teens about technology: Social Media,” https://www.youtube.com/watch?v=AilAZuUQhqU

Brett Ullman, “What age should kids get smartphones? Parenting Tips,” https://www.youtube.com/watch?v=OCFcLSGjM04

Brett Ullman, “Why you should eat dinner as a family | Family Dinners,”  https://www.youtube.com/watch?v=q4iEO3-dG-E

Conan O’Brien, “Louis CK Everything Is Amazing And Nobody Is Happy,” https://www.youtube.com/watch?v=nUBtKNzoKZ4&t=98s

Conan O’Brien, “Louis C.K. Hates Cell Phones,” https://www.youtube.com/watch?v=5HbYScltf1c

Covenant Eyes, “Porn Stats: 250+ facts, quotes, and statistics about pornography use (2018 Edition),” www.covenanteyes.com.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s