¿Por qué la cruz?

Viernes Santo de la Pasión del Señor – 19 de abril de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Isaías 52:13-53: 12; Salmo 30: 2, 6, 12-13, 15-17, 25; Hebreos 4:14-16; 5: 7-19; Juan 18:1-19:42

“Se entregó a la muerte

y fue contado entre los malhechores,

cuando tomó sobre sí las culpas de todos

e intercedió por los pecadores.” (Isaías 53:12)

¿Por qué tuvo que morir el Señor en la cruz? ¿Por qué tuvo que morir el Señor?

Pensamos que la respuesta a esto es fácil. Pensamos: “Él murió en la cruz para salvarnos del pecado,” o, “Él murió en la cruz para mostrarnos cuánto nos amó,” o, “En la cruz soportó nuestro castigo,” o, “En la cruz pagó el precio por nuestra salvación.” Y hay elementos de verdad en cada uno de estos. ¡Pero piensa por un momento! ¿Cómo el morir en una cruz nos salva del pecado? ¿Qué tipo de Dios envía a su hijo a morir en la cruz solo para mostrarnos que nos ama? ¿Es Dios un Dios enojado que necesita castigarnos, pero Jesús intervino y tomó el castigo por nosotros? Y si es así, ¿por qué sigue habiendo tanto sufrimiento en el mundo? ¿Es el precio de nuestra salvación el derramamiento de sangre inocente? ¿Es Dios un Dios sediento de sangre que necesita sangre para ser derramada para perdonarnos?

Y así queda la pregunta: ¿Por qué el Señor tuvo que morir en la cruz?

En su esencia, la historia que los Evangelios nos cuentan es cómo todos los poderes del mal y la oscuridad son atraídos a la cruz. La cruz fue la muerte más brutal, vil y malvada imaginable. A lo largo del Imperio Romano, la cruz fue “el castigo más cruel y aterrador” (Cicerón), el “más lamentable de las muertes” (Josefo), la “forma más vergonzosa de muerte” (Orígenes). Los líderes del Pueblo de Dios, los sumos sacerdotes y escribas y fariseos, conspiran la muerte de Jesús. Sus propios amigos se duermen en su hora de necesidad, y lo abandonaron. Su propio discípulo lo traiciona. Su propio discípulo niega que lo conozca. Su propia gente clama por su muerte. Pilato, un gobernante extranjero, lo condena a muerte. Él es burlado y golpeado. Él muere.

Una y otra vez, los evangelios comparten la historia de la forma más terrible de maldad, vergüenza y temor—y cómo todos se juntan en la cruz de Jesucristo. ¿Qué es lo que más tememos? Muerte. O si eres más joven, ¿a qué temes más? Humillación. La cruz es solo eso: humillación y muerte envueltas en una sola. En la cruz, todos los poderes del mal y la oscuridad convergen.

Y en la cruz, la humanidad de Jesús está abrumada por estos poderes. Él muere. Él realmente muere. Aplastado, abandonado, abrumado, “entrega su espíritu,” y muere. En la cruz de Jesucristo, ves el pecado del mundo, todos reunidos en un solo lugar. En la cruz, ves que los poderes de este mundo destruyen nuestra humanidad.

Pero en su aparente victoria viene su derrota. Estos poderes, el “pecado del mundo,” son tragados y conquistados por el amor y la misericordia de Dios. A través de la muerte viene la vida.

Nosotros pensamos en el pecado como reglas de ruptura. Pero en las Escrituras, en la mente de Jesús y del pueblo judío, el pecado no es más que “idolatría, adorando y sirviendo a cualquier cosa en lugar del único, verdadero Dios” (Wright, The Day the Revolution Began,102). En otras palabras, el pecado es cuando otorgamos a otras cosas poder sobre nosotros, todo lo que no sea el único, verdadero Dios. Pero todo el tiempo nos gusta pensar que estamos a cargo, que estamos tomando nuestras propias decisiones, ¡que somos libres! Pero mira nuestro pecado. Una y otra vez, el pecado no nos deja más libres, más felices, más satisfechos. No, el pecado nos deja vacíos y derrotados. Los ídolos que creemos que controlamos, se apoderan de nuestras vidas.

Los “ídolos” más comunes son el dinero, el sexo y el poder. Pensamos: “Una vez que tenga suficiente dinero, o un carro nuevo, o un teléfono nuevo, o una casa más grande, o más ropa…entonces seré libre, y feliz y vivo.” O pensamos: “Una vez que le agrade a esa persona, una vez que estoy en una relación, una vez que me case, o una vez que tenga suficientes mujeres, o una vez que pueda tener tantas mujeres como quiera y nunca me case…entonces seré libre y feliz y vivo.” O pensamos: “Una vez que esté a cargo, o cuando tenga que tomar las decisiones, o cuándo mis padres ya no puedan decirme qué hacer…entonces seré libre y feliz y vivo.” De muchas otras maneras, caemos en el pecado, en la idolatría. Creemos que estamos a cargo. Pero piensa en tu propia experiencia, en tus propios pecados. ¡Piensa! ¿Estabas a cargo, o tus pecados tenían poder sobre ti? Piensa, porque al igual que en la cruz, estos poderes nos destruirán.

Entonces, ¿por qué tenemos alguna esperanza? ¿Por qué venimos hoy a adorar la cruz? Tenemos esperanza, la cruz es el signo de nuestra esperanza, porque aunque estos poderes, al final, abrumarán a nuestra humanidad, consumirán a nuestra humanidad, nos dejarán abandonados y aplastados—al final, podemos decir con San Pablo: “¿Qué nos separará del amor de Cristo?” (Rom. 8:35). La cruz es el signo de la derrota de estos poderes por el amor de Dios, por el Hijo amado de Dios. En la cruz, Dios trata con el pecado; el pecado y la muerte son condenados en la cruz. Con nosotros también, cuando seguimos a la sombra de la cruz, cuando colocamos toda nuestra idolatría en la cruz y entregamos nuestras vidas al único, verdadero Dios, entonces el amor de Dios puede vencer el pecado en nosotros. Con San Pablo, también podemos estar convencidos de que “ni la muerte, ni la vida,…ni los poderes,…ni ninguna otra criatura podrá separarnos del amor de Dios en Jesucristo nuestro Señor” (Rom. 8:38-39).

En Cristo Jesús, en una vida vivida en Cristo, nada puede separarnos del amor de Dios. Por eso, la cruz es necesaria. Por eso la cruz nos salva. Por eso sostenemos hoy la cruz y decimos: “Miren al árbol de la Cruz dónde estuvo clavado el Salvador del mundo.”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s