Para Hacernos Dios

La Ascensión del Señor – 2 de junio de 2019

Santa Margarita María – Wichita, KS

Hechos 1:1-11; Salmo 48: 2-3, 6-9; Efesios 1:17-23; Lucas 24:46-53

La fiesta de la Ascensión es una fiesta que siempre me confundió. Genera la pregunta: ¿Por qué no pudo Jesús quedarse? ¿Por qué tuvo que irse? Y hay muchas partes para esa respuesta. Pero a su fondo está el simple hecho de que Jesús vino a cumplir una misión, y su misión no terminó con su encarnación, ni con su muerte, ni con su Resurrección, no. La misión de Jesús solo se completa con su Ascensión a la derecha del Padre, y al enviar el Espíritu (que celebraremos el próximo domingo con Pentecostés). Jesús se hizo hombre con una misión muy específica, una vocación muy específica, una vocación y una misión que no podemos definir.

Hay un dicho muy famoso de San Atanasio que resume la misión de Jesús: “Porque el Hijo de Dios se hizo un hombre para hacernos Dios” (Atanasio, En la Encarnación, 54, 3). Pero, esto no significa que un día seremos omnipotentes, todopoderosos. Esa es una idea muy pagana. Y a menudo vivimos una idea muy pagana del cristianismo: tratamos de satisfacer a los dioses en un intento de controlarlos, de obtener una vida mejor para nosotros mismos, de convertirnos en dioses, de obtener poder. Seguimos las reglas, tratamos de ser una “buena persona” y esperamos que Dios nos dé cosas agradables y conteste nuestras oraciones y nos permita hacer lo que queremos y nos dé dinero, placer y poder. Pero eso no es Dios, eso no es lo que significa “hacernos Dios.” Si eso es lo que piensas, probablemente es por esta razón que el cristianismo no tiene mucho sentido.

“Para hacernos Dios” significa compartir la vida de Dios, entrar en el misterio de la Trinidad, entrar en una eterna comunicación de amor que es la Trinidad ¡Y esto suena súper aburrido! Pues, seamos honestos. ¿Que significa eso? Así que, pensémoslo de otra manera. ¿Qué estaba haciendo Cristo?

Recuerdo un verano cuando era más joven, lo único que quería hacer era ir a la piscina. Y solíamos ir solo los fines de semana. Pero un día durante la semana, uno de mis hermanos estaba corriendo por la casa diciéndonos que íbamos a la piscina. Resulta que estaba mintiendo y solo pensó que era muy divertido despertar nuestras esperanzas. El punto: hizo una promesa que no podría cumplir; él despertó dentro de nosotros un deseo que no podía cumplir. Todos hemos tenido personas que nos hacen ese tipo de promesas: si se trata de ir a la piscina o de algo mucho más profundo, mucho más importante. Y la pregunta siempre es: ¿puedes cumplir esa promesa?

¡Cristo viene y despierta nuestro deseo! Por su misma presencia, cuando la gente se encontró con él, ¡la vida tomó una nueva dirección! ¡Su deseo se prendió fuego, sintieron una promesa! Pero la pregunta se volvió: ¿podría Jesús cumplir su promesa? ¿Podría cumplir el deseo que despertó? Con la Ascensión, con el envío del Espíritu Santo, ¡la respuesta es “sí”!

Porque ¿cuáles son nuestras necesidades? ¿Cuáles son nuestros deseos más profundos? Cuando somos jóvenes, pensamos que todo lo que necesitamos y todo lo que deseamos es la libertad radical: poder hacer lo que queramos, poder escapar, comprar cualquier cosa, ser lo que queramos, divertirnos, solo pasa un rato con nuestros amigos y diviértete. Esta es la historia del Hijo Pródigo, todos lo sabemos. Y muchas veces, a medida que envejecemos, no suele ser muy diferente: queremos seguridad financiera, una vida cómoda, una casa, un carro, una familia, una buena carrera, poder para mantener a nuestra familia. ¡Y entonces, si Jesucristo va a ser importante, esas son las necesidades y deseos que debe cumplir! Si esas cosas no están sucediendo, Jesús debe haber estado mintiéndonos.

¡Pero estas no son nuestras verdaderas necesidades, no son nuestros deseos más profundos! Nuestros deseos más profundos son vivir para siempre, experimentar una vida de constante novedad y asombro y belleza, ser amados. Para siempre, el hombre ha querido vivir para siempre; desde una edad muy temprana, tememos a la muerte, tratamos de evitar pensar en ella y, a medida que envejecemos, tratamos de evitarla por completo. En la vida, buscamos constantemente novedades: ¡necesitamos el móvil más nuevo, ropa nueva, todo nuevo! Siempre estamos buscando algo nuevo y emocionante, algo que nos llena de asombro. Y, al final del día, queremos ser amados. Claro, podemos pensar: “No necesito a nadie que me ama. ¡Está bien, estoy bien!” Podemos pensar que podemos hacerlo solos, y que ser amado es solo una buena ventaja. Pero no lo es. Puedes ser tan cínico y hastiado como quieras, pero ser amado, verdaderamente amado—para que alguien te mire con una mirada que transmita amor verdadero, profundo y auténtico para ti—ser amado no es solo algo agradable. Es lo que verdaderamente deseamos. Y lo que es más, queremos amar a alguien a cambio. Ser amado y amar: eso es lo más importante de nuestro ser.

Cristo viene y nos promete todo esto. Nos promete la vida eterna, para poder vivir para siempre. Nos promete una vida de constante novedad, asombro y belleza. Él nos promete amor. Cristo nos promete nuestros deseos más profundos. Pero estos deseos, nuestra vida, solo se cumplen en la vida de la Trinidad. Incluso si tuvieras todo lo que querías, ¡no sería suficiente! ¡Necesitamos una novedad eterna, una eterna comunicación de amor! Necesitamos entrar en la vida de la Trinidad.

Esta fue la misión de Jesús. Su misión no era hacer del mundo un lugar mejor, no eliminar el sufrimiento, ¡no hacer nada de eso! No. El hijo de Dios se hizo un hombre para hacernos Dios, para que podamos entrar en la vida de la Trinidad, para que se cumplan las necesidades y deseos más profundos de nuestro corazón. Cuando Cristo ascendió a los cielos, no solo se fue. Cuando Cristo ascendió al cielo, probó que podía cumplir la promesa que hizo: la humanidad, nuestra humanidad, entró en la vida de Dios mismo.

A través de la fidelidad a su vocación, Dios levantó a Cristo. A través de la fidelidad a nuestra vocación, vivido con el poder del Espíritu que Dios nos da, Dios nos levanta y nos lleva a su propia Vida Divina. Lleva absoluta fidelidad a nuestra vocación. Y la fidelidad a nuestra vocación no es fácil, implicará sufrimiento, implicará negarse a uno mismo y tomar su propia cruz. Pero este es el misterio cristiano, este es el misterio pascual: a través de la obediencia a nuestra vocación, todas nuestras necesidades más profundas, nuestros deseos más profundos se cumplen. Gracias a Dios por eso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s